Continuando con la temática de esta semana, la mujer y su lugar en la literatura y en el mundo, he pensado contar tres historias que me parecen realmente extraordinarias. Considero que gracias a que han existido creadores con la mentalidad tan abierta, capaces de idear estas vidas, es que aún podemos tener confianza en nuestra especie, en que un cambio es posible; un cambio de verdad, donde la mujer no esté relacionada con el feminismo, sino con la liberación absoluta de los ismos.

Leola, Yentl y Samus, tres mujeres procedentes de mundos absolutamente distintos pero unidas por el deseo de ser libres y de conseguir romper con las cadenas que las condenaban a vidas absolutamente rutinarias y estereotipadas.

Leola y la búsqueda de su verdadero yo

Leola es la protagonista de “Historia del Rey Transparente” de la autora española Rosa Montero. Una mujer que vive en el XII, en un mundo en constante ebullición, entre las guerras santas, el surgimiento del individualismo y la hambruna consecuencia de la decadencia de las sociedades feudales.

Leola, tiene ansias de libertad, 15 años y un novio llamado Jacques; tiene una vida de miseria a causa del constante conflicto bélico que solapa los campos. Cuando su padre y su novio son reclutados para combatir en la guerra, Leola se queda sola y como no la dejan ir a pelear decide disfrazarse con la armadura de un caballero como una forma de hacerle frente a la injusticia y la violencia que la rodea.

Una de las cuestiones más impactantes de esta obra (para mí de lo mejor de Rosa Montero)es la unión de los más débiles para enfrentarse a las circunstancias terribles. Leola se encuentra con otros seres desplazados y lastimados que la acompañarán y le enseñarán verdaderas lecciones de vida. Entre estos seres se encuentra un guerrero a quien le han quitado todos sus bienes, un maestro de la lucha que la instruye en el arte de pelear para salvar su vida y proteger a los seres de su grupo y Nyneve, una bruja que dice que conoció al mago Merlín y al Rey Arturo, quien le ayuda a madurar, a comprender la realidad y a encontrarse consigo misma, mientras que le enseña a leer, a sumar y a razonar de forma adulta.

Avalon es el nombre que circula en todo el libro, una isla que se caracteriza por estar habitada sólo por mujeres, por contar con una primavera eterna y por ser un lugar donde la muerte no existe. Avalon es el símbolo para que las mujeres como Leola no se rindan, porque una isla espera por ella, hay un mundo mejor donde habitar que permite confiar en el futuro.

Leola es una mujer libre y tiene que recorrer el mundo para entenderlo, para darse cuenta de que todos somos libres y tenemos derechos y no importa demasiado quién diga lo contrario. Leola es una chica que se convierte en mujer y que al llegar a la adultez recién comprende quién es y qué quiere ser: libre.

Una mujer judía haciendo historia

“Yentl the yeshiva boy” cuya traducción al español es “Yentl, el chico de la Yeshivá” es una obra magnífica de Isaac Bashevis Singer y Leah Napolin, la cual se hizo muy conocida por la versión cinematográfica que se hizo de ella, interpretando el protagonismo Barbra Streisand, dándole vida a una mujer deseosa de salirse de las normas, de sentirse libre.

Es una historia que comienza en un pueblo de la Europa Oriental, durante finales del Siglo XIX. Yentl es la hija de un viudo instruido y que ha criado a la niña inculcándole su pasión por la lectura y los conocimientos. De este modo, Yentl rechaza la vida como se plantea en aquel entonces donde el rol de la mujer se confunde con el de una ama de casa.

Cuando muere su padre, Yentl decide que quiere estudiar y abandona la casa disfrazada de hombre, se pone un nuevo nombre: Anshel. Se pasa un largo tiempo fuera y entabla relación con un joven llamado Avigdor. Todo iba bien hasta que Anshel se dio cuenta de que se sentía profundamente atraído hacia Avigdor pero que decir aquello podría significar la pérdida absoluta de su libertad.

Cabe señalar que en aquella época las limitaciones hacia la mujer eran muchas y siendo que ella había pasado por alto durante años las leyes de la religión esto podía significar un problema gordo, por eso se calla. Pero en determinado momento Yentl debe confesarse y luego de hacerlo, emigra a Estados Unidos, con el fin de no tener que responder a estructuras y vivir esa libertad que desea para su vida.

Yentl es una historia que no deberían dejar de leer, tierna, interesante, comprensiva, y si ven la película podrán escuchar la fabulosa voz de Barbra Streisand entonando temas como “Papa, can you hear me?” y sentirse completamente atrapados en la trama.

Yentl es un ejemplo de una mujer que supo trascender las barreras, sin dejar de sentir, que fue capaz de enfrentarse a los prejuicios con el sólo objetivo de luchar por su libertad, por sus ideas, y de demostrar que nadie tenía derecho a decidir sobre la libertad del resto de las personas, que todos somos absolutamente libres de escoger aquello que deseemos para nuestra vida.

La historia de una mujer revoluciona los videojuegos

El mundo de los videojuegos peca de extremadamente machista, los personajes principales siempre son hombres y heterosexuales; las mujeres, los gays y las lesbianas parecen no tener derecho a disfrutar de un buen videojuego sintiéndose absolutamente identificados con los personajes. Por suerte no todo es así y algunas cosas parecen ir cambiado con el tiempo. Así, Nintendo, en el año ´87 revolucionó este aspecto de los juegos al idear un personaje principal del género femenino Samus Aran, de la saga Metroid.

La conmoción de los jugadores fue bastante importante porque no se había develado la sexualidad de Samus; de hecho en el manual japonés se nombraba a la protagonista de forma neutral, en la versión norteamericana del mismo se lo mencionaba como género masculino, pero cuando los jugadores llegaban al final del juego comprobaban que se trataba de una mujer.

Este juego fue absolutamente revolucionario, porque presentaba un personaje femenino fuerte que no necesitaba de héroes masculinos que vinieran a salvarla sino que sabía arreglárselas sola perfectamente, y además porque fue uno de los primeros juegos no-lineales.

Lo más irónico es que pese a tener una protagonista en lugar de un, “Metroid” se convirtió en poco tiempo en uno de los juegos más populares de la NES. Ahora, que los fanáticos de Nintendo están aguardando la salida de la nueva consola, la WiiU, esperan ansiosos el anuncio de un nuevo Metroid. Creo que este es un signo de esperanza en un mundo tan dividido y lleno de estereotipos.

Estas tres historias tienen algo en común las ansias de libertad, la fortaleza y el empeño por conseguir salirse de la norma; porque realmente importa poco si somos hombres o mujeres, lo que en verdad importa es qué hacemos y de qué manera luchamos en esta vida. Leola, Yentl y Samus supieron romper las barreras de los estereotipos y convertirse en seres libres y felices no por ser mujeres, sino por darle más importancia a su propia vida y a sus deseos que a las estructuras planteadas por su entorno.