Por lógica, todo lo que existe tuvo un origen o un principio (cuestiones religiosas o metafísicas al margen). Sin embargo, es difícil establecer una fecha precisa para determinar el nacimiento de la poesía. Hay quienes dicen que sus orígenes se confunden con los del propio lenguaje.

Poema de GilgameshSin embargo, si nos referimos a pruebas materiales que sirvan como testimonio de la actividad poética, podemos hablar sobre ciertas inscripciones jeroglíficas egipcias del año 2.600 A.C. Se trata de canciones, de las que se han conservado la letra pero no la música, que abarcan distintos géneros (lamentos, odas, elegías, himnos) y que, en su mayoría, poseen significación religiosa.

La cuestión de la religión permite considerar que varios pueblos antiguos, como los sumerios, los asirio-babilónicos o los judíos, acudían a la poesía como una expresión comunitaria y ritual. La asociación de la danza con palabras cantadas puede ser el origen de la poesía y de la música instrumental. A la temática religiosa se le fueron sumando, con el tiempo, cantos de labor y canciones de juegos, entre otras.

La narración escrita más antigua de la historia de la que aún se conservan registros es el Poema de Gilgamesh, un texto de origen sumerio que fue escrito sobre tablillas de arcilla. La versión más completa preservada hasta el día de hoy consta de doce tablillas. El poema cuenta las aventuras del rey Gilgamesh y su amigo Enkidu, que incluyen sus peleas contra el gigante Khumbaba, el descenso a los infiernos y la relación entre dioses, semidioses y seres mortales.

Por último, podemos recordar lo dicho por la poeta polaca Wislawa Szymborska, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1996, quien tiene su propia teoría sobre el origen de la poesía. Para esta escritora, todos los poemas nacen del amor, incluso aquellos que transmiten el mal. De esta forma, la poesía habría nacido junto a este sentimiento, cuyo origen se remonta, seguramente, al primer ser humano que haya existido en la Tierra.