Los secretos de la Real Academia

La última versión del “Diccionario Biográfico” desarrollado por la Real Academia Española ha sido un verdadero fraude, según lo expresaron algunos de los colaboradores y personalidades del ambiente, quienes han lamentado “la falta de rigor de la Real Academia que ha permitido que se contamina una obra tan necesaria”.

Las críticas apuntan a que los biógrafos han sido demasiado “bondadosos” con ciertos personajes de la historia, siendo demasiado clementes con personas que han hecho mucho mal en el mundo, como es el caso de Franco en España.

Según los colaboradores hubo falta de rigor

Algunos de los colaboradores con la realización de este diccionario han mostrado decepción y hasta vergüenza por la falta de profesionalismo que algunos de sus compañeros han mostrado y la falta de rigor de parte de la institución quien se abstuvo de obligar el cumplimiento de las estrictas normas que mostraron en primera instancia, que tenían por objetivo garantizar la neutralidad de la redacción y la fidelidad histórica ante todo, sin importar credo o ideología de quien redactara los manuscritos.

Luis Suárez escribió una permisiva biografía de Franco

 

La realización de este diccionario es posible gracias a los 6,4 millones de euros provenientes de dinero público que se aporta para este fin cultural, por lo cual la obligación de los que colaboran con esta obra debe estar puesto en el bien común y al servicio del pueblo.

Catedráticos como Ángel Luis Prieto de Paula han manifestado su disgusto al expresar que se tratan de “unas entradas escandalosas, una gota de café en un cubo de leche, que ha terminado desautorizando el bloque entero; de ahí el disgusto”.

Acerca del Diccionario

El Diccionario Biográfico es a la Real Academia de la Historia (RAH) lo que el Diccionario de la lengua española es a la Real Academia Española (RAE), un trabajo al que apasionados del área dedican meses y años de estudios a fin de ofrecer un completo libro de consulta fiel a la historia y a las letras, respectivamente.

En lo que respecta al diccionario biográfico el principal tema que genera controversia es la biografía que Luis Suárez hizo de Franco y de sus acciones políticas y militares en España, según lo expresaron algunos de los colaboradores en la elaboración del diccionario: “esta es una obra única que estaba pendiente desde el siglo XVIII y que ha llevado una década de trabajo. Es una pena que ese enorme trabajo desmerezca por unas pocas entradas. El problema es que son importantes y de la historia reciente.

Todavía viven muchas víctimas del franquismo y otras siguen enterradas en las cunetas. El tema está a flor de piel y tratar a Franco como lo hace Luis Suárez es una aberración. Muchos colaboradores nos sentimos engañados, perjudicados. Es un despropósito el texto de Luis Suárez pero lamento que se esté demonizando el Diccionario entero”.

La edición debería ser revisada y corregida

Cabe mencionar también que el Gobierno español ha pedido a la RAH que el Diccionario Biográfico Español sea revisado y corregido pues el hecho de que en la biografía de Franco se omitan las matanzas que el régimen imprimió en la sociedad española es un “olvido” importante y no puede pasarse por alto.

La obra deberá ser revisada y corregida antes de ser lanzada

La obra que ya ha sido presentada públicamente ha sido fuertemente noqueada por la falta de rigor científico y se ha hablado específicamente de la biografía redactada por Luis Suárez, quien se ofreció a hacer la entrada de Franco, con quien simpatiza tan abiertamente (fue el único autorizado a consultar los fondos de la Fundación Francisco Franco durante años, invitado por la familia) y su texto es una prueba de que ve al dictador como un santo y lo trata de Generalísimo o Jefe de Estado, perfil que no se asemeja en nada al que habrían redactado otros investigadores.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, expresó que es necesario que se revisen las reseñas que “no se ajustan a la realidad” y que se corrija la escasa presencia de mujeres (de las 43.000 biografías de las que consta el libro sólo 3.800 de ellas son de mujeres).

Según Chus Tudelilla, encargada de redactar la biografía de Luis Buñuel: “tendría que haber habido un equipo de lectura obligada de todo lo que recibían y que hubiese examinado con especial atención los casos más conflictivos”. La mayoría está de acuerdo en que lo ideal sería redactar una nueva edición con los datos corregidos.

El gobierno español también exigió que el texto sea revisado