La literatura guatemalteca nace antes de la llegada de los conquistadores españoles a la región. La cultura precolombina local fue muy rica y aún influye en las producciones literarias de la nación. Puede decirse, entonces, que la literatura guatemalteca es aquella desarrollada por autores de Guatemala ya sea en español o en cualquiera de los 23 idiomas que se hablan en el país.

Miguel Ángel AsturiasEn cuanto a la literatura precolombina, se destacan dos grandes obras en lengua quiché: el Popol Vuh, un compilado de historias y leyendas mayas que fue traducido al español por Fray Francisco Ximénez a comienzos del siglo XVIII, y el Rabinal Achí, una obra dramática con bailes y textos que data del siglo XV.

Los orígenes de la literatura guatemalteca en español aparecen con autores nacidos en España, pero que vivieron en Guatemala, como Fray Bartolomé de las Casas (1474-1566) y Bernal Díaz del Castillo (1492-1584).

Entre los primeros escritores en lengua española nacidos en Guatemala, surge la figura de Sor Juana de Maldonado (1598-1666), considerada como la primera poetisa y dramaturga colonial en Centroamérica.

En el siglo XVIII, se destacaron escritores como Rafael Landívar (1731-1793), quien suele ser nombrado como el primer gran poeta de Guatemala, y Rafael García Goyena (1766-1823).

La siguiente centuria mostraría una literatura nacional cada vez más independiente de la influencia española. María Josefa García Granados (1796-1884), José Batres Montúfar (1809-1844), José Milla y Vidaurre (1822-1882) y Enrique Gómez Carrillo (1873-1927) son algunos de los principales autores de la época.

Ya en el siglo XX, se destacarían dos de las principales figuras de toda la historia de la literatura guatemalteca: el novelista Miguel Ángel Asturias, autor de “El señor presidente” y ganador del Premio Nobel en 1967, y el cuentista y novelista Augusto Monterroso, quien recibió el Premio Príncipe de Asturias en 2000.