La literatura y el compromiso social

Esta semana celebramos el Día Mundial del Libro, un acontecimiento que a quienes amamos la lectura no nos pasa desapercibido. En estos días se inaugura en Buenos Aires la Feria Internacional del Libro y en otras ciudades se realizan diversas actividades que tiene a los libros como principales protagonistas. Por todo esto, he pensado que sería interesante escribir un artículo sobre el lugar que ocupa la literatura en nuestra sociedad. Espero que les guste.

La literatura, el arte de las palabras

Si nos basamos en la definición postulada en el Diccionario de la Real Academia Española, podemos decir que la literatura es un arte que se vale de la lengua como forma de expresión. Esto nos lleva primeramente a definir el concepto de arte, para poder comprender la esencia de las letras.

Arte es una palabra que deriva de la fusión de un término proveniente del latín y otro del griego. Se refiere a una actividad que realiza el ser humano con el objetivo de expresar sus ideas y emociones.

Para ello el individuo se apoya en los diferentes recursos de los que dispone, teniendo en cuenta entre éstos sus capacidades creativas y el entorno en el que se mueve. Es importante señalar que una obra de arte suele tener una finalidad estética o comunicativa.

La literatura y el compromiso social

Entre la comunicación y la estética

Teniendo en cuenta esta idea surgen numerosos debates. Muchas personas consideran que toda obra literaria debe tener un objetivo más allá del mero acto de contar algo (comunicación). Y, el mismo, debe ser comprometerse con una causa y luchar por cambiar algo que se considera injusto.

Otros opinan que con la comunicación basta y que no hace falta identificar a la literatura con la lucha social, que son cosas que pueden estar unidas pero que no son requisitos obligatorios de superar a la hora de escribir.

Otros individuos opinan que es imprescindible prestar especial atención al aspecto estético de la obra, intentando no sólo la claridad comunicativa sino también la belleza del texto. En este grupo encontramos a su vez dos grandes tendencias: por un lado la de aquellos que opinan que a este compromiso estético hay que sumarle la labor social; por el otro, la de los que consideran que el escritor no tiene un compromiso con su entorno, a menos que él lo decida así.

Ante semejante subjetividad es complicado plantear una definición estricta e irrevocable, por lo que lo mejor es que cada uno opte por aquella con la que se sienta más identificado. De todas formas, sí es cierto que la mayoría de los grupos coinciden en una cosa: en que una de las cosas que define a un escritor es su preocupación por emplear el lenguaje de la mejor forma posible.

El fundamental trabajo de un escritor es conseguir darle un estilo auténtico a su obra, para que el resultado sea un acto comunicativo claro y que enriquezca intelectualmente al lector. Para conseguir esto, debe tener presente cuáles son las funciones de la literatura y cuáles son las que él desea satisfacer con esa obra.

La literatura y el compromiso social

Funciones de la literatura

A continuación explicaremos algunas de las funciones más importantes de la literatura.

La literatura tiene una función estética, la cual exige una escritura limpia donde la palabra sea tallada y esculpida para ofrecer una composición donde uno de los objetivos fundamentales sea el de alcanzar la belleza. A través de la misma, el autor consigue llegar al lector y conmoverlo: tocar su sensibilidad y consiguiendo que disfrute del potencial que tienen las palabras y empujándolo a adquirir un compromiso con su entorno. Una vez que el lector comprende un texto, va envolviéndolo el universo literario que en él se expone y toma decisiones en su propia vida movido por dicha lectura. En este punto reside uno de los principales objetivos de la literatura.

También existe una función social en el acto de escribir. Esto se debe a que una obra literaria es un documento de una época en el que se plasman unos determinados ideales alrededor de un contexto político, cultural y psicológico. Una forma indiscutible de conocer a un pueblo y, más aún, de analizar los acontecimientos de la historia, es leyendo a aquellos autores que hayan vivido en la época sobre la que se desea profundizar y que a su vez hayan dejado constancia de cómo se vivía.

La literatura y el compromiso social

La función cultural de la literatura exige que esta se encuentre a favor de los valores universales. Que transmita sentimientos de empatía y, sobre todo, que colabore con una consciencia pacífica, apostando por una vida social armónica. Como sucede con el resto de las actividades artísticas, a través de la literatura el ser humano manifiesta sus ideales, sus costumbres y sus anhelos; y, a través de la lectura de las diversas obras se puede reconstruir la vida social de una civilización en particular. Por todo esto, esta función es fundamental para este arte.

La literatura también tiene una función musical. Se entiende que en una obra literaria los elementos deben organizarse cuidando el aspecto sonoro; es decir que deben distribuirse de forma tal que su armonía produzca un efecto musical agradable al oído. Cuando leemos, también estamos escuchando, aunque no nos demos cuenta; por eso podemos apreciar el uso de las figuras literarias y entender la rima y el ritmo de los textos. Cabe aclarar que estos elementos no solamente se exigen en una obra poética, en la narrativa también debería perseguirse este objetivo. Esta función se encuentra íntimamente vinculada con la estética y juntas le brindan fuerza al texto.

La literatura y el compromiso social

Responsabilidad con nuestro entorno

Todas estas funciones son estrictamente teóricas por lo que la forma en la que se cumplen o no en la escritura es relativa. Existen muchos autores que persiguen una escritura homogénea, comprometida con su entorno y que aporte herramientas para mejorar este mundo; sin embargo, también existen muchos otros que consideran que la literatura es un arte que debe vivirse de forma independiente de cualquier teoría y, por ende, que cada individuo decide cuál es el objetivo que persigue al escribir.

Por mi parte, creo que si bien es cierto que es muy individual la forma en la que cada uno entiende la literatura, ya que también lo son las razones que a cada uno lo llevan a enfrascarse en tamaña tarea, el compromiso con la sociedad es indivisible de este arte.

Considerando que somos individuos sociales, que tenemos, por mal que nos pese, una responsabilidad con nuestro entorno y con nuestro mundo, una literatura que no contempla el compromiso social como uno de los objetivos fundamentales para su puesta en escena, carece de profundidad y podría incluso considerarse, poco artística.

Y ustedes ¿qué opinan?

La literatura y el compromiso social