Miles de niños alrededor del mundo sueñan con conocer Disneylandia, un universo repleto de atracciones y fantasías que seducen hasta al adulto más formal. Es que, a lo largo de los años, Walt Disney ha sabido construir un imperio indestructible que, además del mencionado parque de diversiones, incluye a The Walt Disney Company y a Walt Disney Pictures.

DisneyMás allá de los negocios, Disney se ha convertido en un referente indiscutido de los sueños infantiles a través de la gran cantidad de películas que realizó en base a relatos dirigidos hacia los más pequeños.

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de “La Sirenita”, esa película de animación inspirada en el cuento del mismo nombre creado por Hans Christian Andersen? ¿Qué niño no se ha sentido atraído por las historias de “Peter Pan” o ha sufrido cuando Walt Disney llevó a la gran pantalla la novela “101 Dálmatas”, escrita por Dodie Smith? ¿Qué niña no se ha identificado con “Blancanieves” o ha soñado ser como “La Bella Durmiente” o “La Cenicienta”? Para saber las respuestas, claro está, no hace falta ser un adivino como el que aparece en “Aladin”: todos, de cierta manera, hemos tomado contacto alguna vez con los cuentos popularizados por Disney.

En este sentido, es importante aclarar que la mayor parte de las producciones de este gigante corresponden a relatos creados por diversos autores y, sin embargo, el público en general asocia a este sello con la originalidad de las obras que han marcado a generaciones enteras que, incluso, llegaron a emocionarse con “Bambi” (historia publicada en 1923 por Félix Salten) o con la exitosa y recordada película de “El Rey León”. Pese a las opiniones encontradas que puede generar esta situación, lo cierto es que Disney tiene más que ganada esta atribución ya que ha sabido explotar a través de innumerables cintas de animación la magia y el poder de muchos cuentos. No por nada, Disney es sinónimo de un mundo mágico que permite soñar y dejar volar la imaginación a través de criaturas fantásticas, princesas y príncipes.