Entre la inmensa cantidad de poetas que Estados Unidos aportó a la historia de las letras, uno de los más influyentes fue Walt Whitman, quien nació el 31 de mayo de 1819 en West Hills. “Hojas de hierba” fue su gran obra lírica que, concentrada en sucesivas ediciones, sirvió de modelo para la poesía moderna.

Walt WhitmanWhitman fue un aficionado al periodismo desde su juventud, cuando consiguió empleo en una imprenta. Gracias a ese interés por las letras, trabajó también en varios diarios y revistas neoyorquinos. En 1846 fue nombrado director del “Brooklyn Tagle”, pero sólo mantuvo el cargo por dos años debido a su disconformidad con la línea pro-esclavista defendida por el periódico.

Whitman también fue un aficionado de la ópera, un género que tuvo una gran influencia en su obra poética. En una oportunidad en la que el poeta asistió a uno de esos estrenos, un directivo del periódico “Nueva Orleans Crescent” lo convenció para que abandonara Nueva York y aceptara una oferta laboral para integrarse a ese diario.

El viaje hacia el sur lo emprendió en 1848 pero, tiempo después, regresó a Nueva York con una importante decisión: abandonar el periodismo y dedicarse por completo a la escritura literaria. Así comenzó a gestar su gran obra, “Hojas de hierba”, que recién salió publicada en 1855. Al año siguiente apareció la segunda edición y, cuatro años más tarde, la tercera entrega.

Al comenzar la Guerra Civil, su hermano George resultó herido, motivo por el cual Walt abandonó nuevamente Nueva York, pero esta vez para trasladarse a Washington D.C., donde trabajó, de forma voluntaria, como ayudante de enfermería. Al término del conflicto, Whitman publicó varios ensayos de contenido político.

En 1873 llegaría el momento de emprender otro viaje a causa de distintas enfermedades que lo aquejaban. Así fue como Whitman se trasladó a Carden, en Nueva Jersey, dedicando sus últimos años de vida a escribir nuevos poemas que fueron incluidos en “Hojas de hierba”. Su muerte se produjo el 26 de marzo de 1892.