Cuando el 31 de diciembre de 1952 el brasileño nacido el 11 de mayo de 1925 en Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, bajo el nombre de Rubem Fonseca inició su carrera en el ámbito policial, nadie imaginó que, tiempo después, se convertiría en un reconocido escritor y guionista de cine.

Rubem FonsecaSin embargo, si uno ahonda en la vida de este autor que reside desde los siete años de vida en Rio de Janeiro, se podrá dar cuenta que Fonseca ha ejercido diversas actividades antes de dedicarse en exclusiva al mundo literario. En este sentido, cabe destacar que se graduó en el área de la abogacía (especializándose en Derecho Penal) en 1948, se dedicó a la enseñanza en la Fundación Getúlio Vargas, de Rio de Janeiro, y estudió administración de empresas en las universidades de Nueva York y Boston.

Viudo y padre de tres hijos, Rubem Fonseca ha logrado destacarse en el universo editorial desde los 38 años de vida, cuando publicó “Los Prisioneros”, su primer libro. A partir de allí, su producción literaria nunca se detuvo y, con el tiempo, logró construir una extensa trayectoria con una gran cantidad de galardones obtenidos, entre los que se destacan el Premio Pen Club de Brasil, la distinción otorgada por la Asociación de Críticos de San Pablo y los premios Camões y el de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

“El collar del perro”, “El caso Morel”, “El Gran Arte”, “Vastas emociones y pensamientos imperfectos”, “Agosto”, “Romance negro y otras historias”, “El hueco en la pared” y “Mandrake, la Biblia y el bastón”, entre otros, son algunas de las obras más famosas de este respetado exponente literario de la lengua portuguesa que se mantiene alejado de los medios de comunicación y se rehúsa a brindar entrevistas por considerar que “se debe leer la literatura prescindiendo totalmente del escritor”.