El escritor español Luis Astrana Marín, quien también se destacó como traductor de las obras de William Shakespeare, biógrafo de autores clásicos y periodista, nació en 1889 en el seno de una familia de labradores.

Su formación académica la comenzó en el Colegio de Franciscanos Descalzos de Belmonte, donde cursó Humanidades y descubrió su facilidad para los idiomas. Más tarde, desde 1906 y hasta 1909, este descendiente del matrimonio compuesto por un veterano de la Guerra de Cuba y una mujer perteneciente a una modesta familia de Villaescusa de Haro, asistió al Seminario de Cuenca, a través del cual pudo ampliar sus conocimientos de latín y griego, además de aprender diversas lenguas modernas.

En 1911, luego de realizar un extenso viaje por Europa con el fin de perfeccionar su dominio del inglés, italiano, francés y portugués, Marín decide instalarse en Madrid para dedicarse al periodismo. A partir de entonces, este español que asistía con frecuencia a bibliotecas y tertulias (como las del Café Recoletos, el Gijón y el Bar Flor), trabajaría en reconocidas publicaciones tales como “El Liberal”, “El Imparcial”, “ABC”, “El Heraldo de Madrid”, “La Correspondencia de España” y “Mas”, entre otras.

“La vida en los conventos y seminarios: memorias de un colegial”, “Una visita de la reina Mab”, “El cortejo de Minerva”, “Luz de playa”, “Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra”, “Cristóbal Colón. Su patria, sus restos y el enigma del descubrimiento de América” y “Vida genial y trágica de Séneca” son algunos de los títulos que forman parte de la producción literaria de este autor que, en 1953, fundó la Sociedad Cervantina con el objetivo de promover el interés por la vida y la obra de Miguel de Cervantes.

Luis Astrana Marín falleció el 4 de diciembre de 1959 debido a una embolia cerebral.