Además de haber alcanzado reconocimiento internacional por su desempeño en el campo de la poesía, el francés Jean de La Fontaine quedó en la historia de la literatura universal como un gran creador de cuentos y fábulas.

Jean de La FontaineLa vida de este autor, el primogénito de un consejero del rey que se encargaba de vigilar los dominios forestales y de caza, comenzó en la comuna Chateau-Thierry el 3 de julio de 1621, aunque es difícil aportar precisiones al respecto ya que existen fuentes que indican al 8 de julio como su fecha de nacimiento y otras que aseguran que el alumbramiento se produjo el 7 de septiembre.

Tras mudarse a París en 1635, el creador de obras como “La cigarra y la hormiga”, “La joven viuda” y “El león viejo” fue novicio durante un año y medio y, tiempo después, retomó sus estudios de Derecho en la Universidad de Reims.

Décadas más tarde, este aficionado al mundo de las letras que integró junto a autores como Molière y Racine un destacado grupo literario obtuvo el cargo de maestro particular trienal de Aguas y Bosques y, en 1658, año en el que se separó de Marie Héricort (con quien había contraído matrimonio en 1647) heredó de su padre funciones similares.

En 1683, este escritor que en 1654 había sorprendido con una adaptación de “Eunuco” (creación del dramaturgo Terencio) fue elegido miembro de la Academia Francesa, pese al desacuerdo de Luis XIV.

“Cuentos y relatos en verso”, “Los amores de Psique y Cupido”, “El lobo y el cordero” y “El ratón cortesano y el ratón campestre” son otros de los títulos que forman parte de la destacada producción literaria de este autor que ha logrado, con sus textos, cautivar a numerosas generaciones de lectores.

Jean de La Fontaine falleció en París el 13 de abril de 1695.