La poetisa y novelista austríaca Ingeborg Bachmann, quien nació en Klagenfurt el 25 de junio de 1926, tiene el honor de haber quedado en la historia como una de las escritoras en lengua alemana más destacadas del siglo XX.

Ingeborg BachmannAntes de convertirse en una figura de renombre internacional, esta mujer que creció en el sur de Austria intentó instruirse en Derecho y Ciencias Políticas pero terminó por apostar por la Filosofía, la Psicología y la Literatura, carreras que cursó en las universidades de Innsbruck, Graz y Viena.

Su vínculo con Hans Weigel y la cercanía al círculo literario Gruppe 47 (agrupación que en 1953 la distinguió por su colección de poemas titulada “El retraso consentido”) favoreció, de alguna manera, el inicio de su actividad como escritora. El conseguir un empleo en la emisora de radio Rot-Weiss-Rot también le permitió animarse a probar suerte como creadora de textos ya que, si fracasaba, podía de igual manera tener estabilidad económica.

Tras mudarse a Roma, Ingeborg Bachmann se dedicó en exclusiva a la elaboración de poemas, ensayos, libretos de ópera e historias cortas que no tardaron en consagrarla como autora de fama internacional.

“A los treinta años”, “Malina”, “Tres senderos hacia el lago”, “Últimos poemas”, “El tiempo postergado”, “Debemos encontrar frases verdaderas”, “Invocación a la Osa Mayor” y “No sé de ningún mundo mejor” son algunos de los títulos que permitieron apreciar su talento literario e inmortalizar su figura para que su legado se mantuviera vivo más allá del tiempo.

Esta gran escritora austríaca que impartió algunas conferencias en la Universidad de Frankfurt-am-Main perdió la vida en la capital de Italia el 17 de octubre de 1973. Tras su muerte se creó en su honor el prestigioso Premio Ingeborg Bachmann, un galardón dotado con 25 mil euros que se concede de forma anual en Klagenfurt.