El 20 de mayo de 1799 nació en Tours Honoré Balssa, un escritor francés cuyo desempeño en el ámbito literario lo consagraría, a lo largo del tiempo, como el novelista más destacado de la primera mitad del siglo XIX.

Honoré de BalzacSus primeros pasos en el mundo de las letras los dio durante su juventud, cuando decidió abandonar la carrera de Derecho que había comenzado a cursar en París desde 1819 para dedicarse a la creación de obras literarias. Por ese entonces, firmaba sus trabajos bajo seudónimos pero, como no conseguía triunfar en esa actividad, había optado por desempeñarse como editor e impresor, aunque esos negocios editoriales también fracasaron y lo llenaron de deudas.

Lejos de darse por vencido, Balssa mantiene su convencimiento de querer ser novelista y así es como el autor sorprende, a partir de 1829, con varios títulos. Aunque no lo consagró, “El último chuan” fue la primera novela que este francés firmó con su nombre y que le permitió, al menos, llamar la atención de la crítica. Años después, en 1831, llegaría “La piel de zapa”, una exitosa obra a la que luego se le sumaría “Papá Goriot”.

A lo largo de su trayectoria, este hombre que el 14 de mayo de 1850 contrajo matrimonio con Ewelina Hanska (una condesa de origen polaco), publicó una gran cantidad de trabajos entre los que se encuentran, además de los mencionados, títulos como “Comedia humana”, “Eugenia Grandet”, “El Coronel Chabert”, “La muchacha de los ojos de oro”, “La misa del ateo”, “La prima Bette” y “Esplendor y miseria de las cortesanas”, entre otros.

Honoré de Balzac, tal el nombre con el que se hizo conocido uno de los principales exponentes de la novela realista, falleció en París el 18 de agosto de 1850. Su cuerpo está enterrado en el cementerio parisino de Père-Lachaise.