La literatura infantil y juvenil de Latinoamérica tiene una importante referente en Elsa Bornemann, la escritora argentina que también es doctora en Letras, educadora, compositora musical y autora de varias piezas teatrales.

Elsa BornemannBornemann nació el 20 de febrero de 1952 en Buenos Aires. Luego de conseguir su título de maestra nacional, se recibió de Profesora en Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, hizo allí el doctorado y estudió inglés, alemán, italiano, latín y griego clásico.

Durante la dictadura militar argentina, la escritora formó parte de la lista de autores prohibidos, y su cuento “Un elefante ocupa mucho espacio” fue censurado. Esa misma historia fue considerada “un ejemplo de la literatura de importancia internacional”, por lo que International Board on Books for Young People (IBBY) lo galardonó con la Lista de Honor del Premio Internacional Hans Christian Andersen y convirtió a la autora en la primera escritora argentina en recibir esa distinción internacional. Pero ése no fue el único reconocimiento hacia las obras de Bornemann. En 1972, su libro “El espejo distraído” la hizo ganar la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores.

Como resulta evidente, el éxito literario generado por Bornemann no sólo se reflejó en las ventas de sus libros. En 1982, por ejemplo, “El libro de los chicos enamorados”, otro de los textos creados por la escritora, fue incluido por el Banco del Libro de Venezuela entre los Diez Mejores Libros para Niños y, en 1985, la autora recibió el Premio Alicia Moreau de Justo por su gran obra literaria. Años después, otros dos de sus libros, “Bilembambudin o el último mago” y “Disparatario”, fueron seleccionados para integrar la lista The White Ravens, una distinción otorgada por la Internationale Jugendbibliothek de Munich (Alemania). En 1994, la Fundación Konex de Argentina le otorgó el Premio Konex de Platino.

Por las características de sus obras, la autora ha logrado que muchos de sus textos hayan sido reproducidos en libros de lectura para la escuela primaria, en manuales de literatura de distintos niveles y en antologías argentinas y extranjeras. Incluso, algunos de sus libros han sido traducidos al sistema braille, para los no videntes.

Gracias a sus conocimientos y experiencia literaria, Bornemann ha dictado, tanto en Argentina como en América, Europa y Japón, una gran cantidad de cursos y conferencias literarias, y ha participado en mesas redondas y como jurado en diversos congresos y ferias del libro de todo el mundo.