La escritora mexicana Elena Garro, quien estuvo casada durante varios años con el reconocido autor Octavio Paz, nació en Puebla el 11 de diciembre de 1920.

La infancia de esta mujer de padre español y madre mexicana transcurrió en la Ciudad de México, donde estudió Literatura, Coreografía y Teatro. Tiempo después de iniciada su formación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Elena conoció al poeta y diplomático que, en 1990, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, se casó con él y, a partir de ese momento, dejaría de asistir a dicha institución.

El matrimonio se mantuvo unido durante varios años y hasta llegó a tener una hija pero, en 1959, decidieron divorciarse.

Por diversas circunstancias, Garro no siempre vivió en su país natal. La actividad de su por entonces marido, por ejemplo, la llevó a permanecer varios meses en España, Japón y Suiza. En 1968, por otra parte, el rechazo de los intelectuales mexicanos a causa de unas supuestas declaraciones de la escritora hizo que ella se exiliara primero en Estados Unidos y, más tarde, en Francia.

Décadas después de su partida, la creadora de trabajos como “Un hogar sólido”, “Felipe Ángeles” y “Los recuerdos del porvenir” decidió volver a su tierra y se instaló en Cuernavaca junto a su hija y la compañía de más de treinta gatos. Allí, la autora luchó contra un cáncer de pulmón que su cuerpo no pudo vencer y que la llevó a la muerte el 23 de agosto de 1998.

“Y Matarazo no llamó”, “La semana de colores” y “La culpa es de los tlaxcaltecas” son otros de los títulos que forman parte de la producción literaria de Elena Garro, una mujer que, a la hora de crear sus obras, solía inspirarse en la libertad y la figura femenina.