Sin duda, con el paso del tiempo, “El Principito” se ha transformado en uno de los clásicos de la literatura universal. ¿Cómo no recordar, entonces, la vida del creador de esta famosa obra que se ha traducido a cerca de 180 idiomas?

Antoine de Saint-ExupéryDe él se sabe que nació el 29 de junio de 1900 en Lyon, en el seno de una familia noble, y fue bautizado como Antoine Jean-Baptiste Marie Roger de Saint-Exupéry, aunque sólo quedaría en la historia como el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry.

Tras estudiar en la Universidad de Friburgo, quien fuera uno de los pioneros en materia de vuelo postal internacional, comenzó a ganarse la vida en la sociedad Aéropostale, al tiempo que comenzaba a darle forma al texto que, más tarde, se convertiría en su primer libro: “El aviador”.

Con los años, Saint-Exupéry consiguió conjugar su faceta de aviador con la de escritor hasta el punto de destacarse en ambas actividades. En este sentido, cabe recordar que, a medida que iban apareciendo sus obras (entre las cuales se pueden citar a “Correo del Sur”, “Vuelo Nocturno” y “Tierra de hombres”), su experiencia como piloto iba en aumento.

Al desatarse la Segunda Guerra Mundial, el autor decidió refugiarse en la ciudad de Nueva York, pero poco después se sumó al escuadrón ubicado en el área del Mediterráneo para volar junto a las fuerzas aliadas.

En ese contexto y ya sin deseos de seguir vinculado a la aviación, fue que este francés que, por ese entonces, tenía 43 años de edad, encontró la muerte durante una misión de reconocimiento a bordo de su avión Lightning P-38. Si bien nunca se pudo encontrar su cadáver, algunos objetos vinculados a su figura que fueron hallados y la confesión realizada por Horst Rippert, un ex piloto de guerra, fueron suficientes para determinar que el padre literario de El Principito perdió la vida en el Mediterráneo el 31 de julio de 1944, tras haber sido derribado por el ex aviador de la Luftwaffe.