Antonia Álvarez Álvarez

Se salva el trino

 Poema siguiente

Se salva el alma que asoma a la mirada
recién bañada en llanto;
se salva el aire recién nacido a la mañana,
aún frío de la luna;
se salva el niño que llora el hueco de sus sueños
y tiende las manitas de pan blanco;
se salva el trino
que astilla soledades y silencios,
alanceando el cielo con su arpegio.

Nos salva el trino.

Poema siguiente 

 Volver a
Antonia Álvarez Álvarez