María Victoria Atencia

Rosa

 Poema siguiente

          En el joyero Tiffany′s se marchita una joven
rosa de Jericó.
Sólo al costado mismo de la muerte comienzan
su plenitud las rosas
tras la ruptura última del quicio de la sed.

Poema siguiente 

 Volver a
María Victoria Atencia

Comentarios1

  •  
    PETALOS DE NOCHE Quizás no hubo lágrima, ni semilla...
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.