María Victoria Atencia

Ghetto

 Poema siguiente

          Denso es el aire aquí. Y tibio. Lo respiro
entre casas que quiebran su fachada en el agua.
Un gato mansamente se me enreda en las piernas
y me retiene inmóvil delante de Yahveh.

Poema siguiente 

 Volver a
María Victoria Atencia