María Victoria Atencia

Casa de los baños

 Poema siguiente

    En dañados espejos un azogue de muerte 
revoca el esplendor morado de los lirios. 
¿Podréis reconoceros bajo el palio sin techo 
de las aguas hediondas? Ocho columnas cercan 
la majestad del baño, mientras corroe el óxido 
el metal de los grifos, deja su mancha roja 
sobre la porcelana o se aquieta en el mármol 
de una tina sarcófago a ras de las baldosas. 

    El reloj ha perdido sus agujas, y un tiempo 
de Luchino Visconti impone su vigencia 
a los sucios colchones que en el desván se apilan 
y a la vida que vuelve a cruzar estas puertas.

                                

Poema siguiente 

 Volver a
María Victoria Atencia