María Victoria Atencia

Lavadero viejo

 Poema siguiente

    Cóncavas piedras vienen a recibir mi hato 
con un frescor que acepta mi mano en su recinto. 
Guardo turno en el húmedo corredor subterráneo: 
doy paso a las rameras y al ajuar de los muertos. 
Públicamente expongo al agua mis razones. 
Su corriente no sabe más pasión que el olvido.

                                

Poema siguiente 

 Volver a
María Victoria Atencia

Comentarios1

  •  
    PETALOS DE NOCHE Interesante!!!
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.