Francisco Magaña

Barra de Panteones, 1.2

 Poema siguiente

Quien evoca la palabra en el templo de Barra de Panteones, sólo es visible a los ojos que las gaviotas despedazaron.

Poema siguiente 

 Volver a
Francisco Magaña