Elías Nandino

Perfección fugaz

 Poema siguiente

Para el poeta Carlos Pellicer



Pinté el tallo,
luego el cáliz,
después la corola
pétalo por pétalo,
y,
al terminar mi rosa,
la induje
a soñar su aroma.

¡Hice la rosa perfecta!

Tan perfecta,
que al día siguiente
cuando fui a mirarla,
ya estaba muerta.

Poema siguiente 

 Volver a
Elías Nandino