Elías Nandino

Crimen

 Poema siguiente

¡Qué puñalada
le ha propinado el viento
a la granada!

Poema siguiente 

 Volver a
Elías Nandino