Eduardo Lizalde

Lamentación por una perra (5)

 Poema siguiente

¡Qué bajos cobres ha de haber
tras esa aurífera corona!
¿Qué llagas verdes
bajo las pulpas húmedas
de su piel esmeralda!
¡Qué despreciable perra puede ser ésta,
si de veras me ama!

Poema siguiente 

 Volver a
Eduardo Lizalde