Eduardo Lizalde

Lamentación por una perra (4)

 Poema siguiente

No se conforma con hincar los dientes
en esta mano mansa
que ha derramado mieles en su pelo.
No le basta ser perra:
antes de morder
moja las fauces
en el retrete.

Poema siguiente 

 Volver a
Eduardo Lizalde