Eduardo Lizalde

Amor

 Poema siguiente

Aman los puercos.
No puede haber más excelente prueba
de que el amor
no es cosa tan extraordinaria.

Poema siguiente 

 Volver a
Eduardo Lizalde