Vulgarismos comunes en nuestro idioma

Vulgarismos comunes en nuestro idiomaLa forma en la que utilizamos el lenguaje no sólo dice mucho de la importancia que le damos a la comunicación, sino también del interés que sentimos por mejorar. Hablar de forma correcta es un trabajo diario y arduo, que no se termina nunca y que nos obliga a desarrollar un profundo nivel de atención a todo lo que escuchamos, leemos, decimos y escribimos.Uno de los conceptos al que tenemos que prestarle especial atención es a los vulgarismos; sobre ellos escribo hoy.

¿Qué es un vulgarismo?

Un vulgarismo es una palabra o frase que se utiliza de forma asidua entre los hablantes de un idioma pero cuyo uso no es aceptado del todo por la llamada lengua culta. El error de estos términos puede radicar en su fonética o en su construcción morfológica o sintáctica, y, en muchos casos, ni siquiera sabemos que se trata de una expresión incorrecta. Estamos tan acostumbrados a toparnos con su uso que no reparamos en cómo se encuentra formada y en si responde adecuadamente a las normas sintácticas, morfológicas y fonéticas que deben respetar las palabras de nuestro idioma.

Dentro de los vulgarismos existen tres tipos de expresiones: jergales (que pertenecen a un determinado grupo étnico o sociocultural), coloquiales (los generales del habla cotidiana) y malsonantes (los que se consideran inaceptables por entrañar un insulto o una grosería). Contra lo que se cree, un vulgarismo no necesariamente se encuentra ligado a una educación pobre. En algunas regiones, incluso entre las personas que han tenido acceso a un estilo de vida intelectual profundo, se utilizan los vulgarismos. Y es que el origen de estas palabras está estrechamente vinculado a la fusión e influencia que en ciertas regiones haya habido de otros idiomas o dialectos.

Es importante señalar que muchas veces el uso reiterativo de un vulgarismo deriva en la aceptación (o semiaceptación) del término por parte de las autoridades de nuestra lengua. Sin embargo, aunque su uso sea más aceptable, no se recomienda. Algunas de las palabras de este tipo que podemos encontrar en el diccionario son ‘adecúo’ (cuya forma realmente correcta es adecuo), ‘asín’ (en lugar de ‘así’), talego (en lugar de ‘cárcel) y almóndiga (en lugar de ‘albóndiga’). Dichos términos vienen acompañados de la marca vulg. para dejar en evidencia su procedencia.

Vulgarismos comunes en nuestro idioma

5 tipos de vulgarismos

Existen, como decía, muchas formas de conformar un vulgarismo. A continuación he agrupado en cinco grupos diferentes los tipos más comunes.

1- Muchos vulgarismos se producen por la omisión de una letra o sonido en el medio de una palabra. Tal es el caso de ‘alante’ (en lugar de ‘adelante’), ‘manesia’ (en lugar de ‘magnesia’), ‘ginasia / ginnasia’ (en lugar de ‘gimnasia’), ‘istitución / istituto’ (en lugar de ‘institución e instituto’ respectivamente).

2- En ciertos vulgarismo puede notarse un uso incorrecto debido a la forma en la que se ha difundido su pronunciación (esto suele estar vinculado con ciertos acentos que tienden a cerrar vocales o a callar consonantes). Algunos ejemplos de este tipo de términos pueden ser ‘abuja / aúja’ (en lugar de ‘aguja’), ‘delen’ (en lugar de ‘denle’), ‘melecina’ (en lugar de ‘medicina’), ‘parsiana’ (en lugar de ‘persiana’), ‘pelegrino’ (en lugar de ‘peregrino’)

3- Algunos vulgarismos responden a un uso incorrecto de ciertos verbos que se vuelven sumamente populares y que, al día de hoy son normales en muchos`países y regiones:
‘agarré y + pronombre + verbo’ (cuya forma correcta sería ‘entonces + pronombre + verbo’). ‘cogí + pronombre + verbo’ (que debería ser ‘entonces + pronombre + verbo’)

Incorrecto: “Agarré y se lo dije” / “Cogí y se lo dije”
Correcto: “Entonces se lo dije”

Vulgarismos comunes en nuestro idioma

4- Otro tipo de vulgarismo es el que se forma con estructuras incorrectas, frases apocopadas y estructuras verbales mal estructuradas. A continuación una lista de frases de este tipo:

‘a la que’ (que significa ‘cuando’), ‘a la mejor’ (queriendo decir ‘a lo mejor’), ‘a pretexto de’ (cuyas formas correctas pueden ser ‘bajo pretexto’, ‘so pretexto’ o ‘con el pretexto de’), ‘al ojo’ (la forma correcta es ‘a ojo’), ‘ir en ca / ir en casa de’ (la forma válida es ‘ir a casa de’), ‘pal / paquí / pacá’ (las formas correctas son ‘para el / para aquí y para acá’, respectivamente), ‘pol’ (cuyo sentido es ‘por’ o ‘por el’)

5- Otros vulgarismos responden a usos inapropiados de los pronombres y de ciertas estructuras gramaticales. Dejamos algunos ejemplos.

‘con mí / con mí mismo’ (en lugar de ‘conmigo’), ‘de seguro que’ (en lugar de ‘seguro que o seguramente’), ‘delante mío’ (en lugar de ‘delante de mí’), ‘en cuanto que’ (en lugar de ‘en cuanto’), ‘en favor mío’ (cuya forma correcta es ‘a mi favor / en mi favor’), ‘de que’ (en lugar de ‘en cuanto o ‘tan pronto como’), ‘nadie de nosotros’ (en lugar de ‘ninguno de nosotros’), ‘ves / veste’ (en lugar de ‘ve’ y ‘vete’ (formas imperativas del verbo ir).

La lista de vulgarismos es extensa, por lo que siempre antes de comenzar a utilizar una frase que le hemos oído a otra persona corroboremos su procedencia a fin de comunicarnos de la forma más correcta posible.

Vulgarismos comunes en nuestro idioma

Comentarios4

  • Norbertini

    Reflexión y análisis espectacular.

  • Rapsodico

    Hay que estar en guardia para no caer en el uso de muchos vulgarismos que están instalados en el habla cotidiana. Muchas gracias por traernos estos repasos de la lengua, Tes. Un abrazo.

  • susan collazo

    Toda una clase. Gracias.

  • Said Paternina

    Excelente.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.