Usos correctos de los gerundios

Usos correctos de los gerundiosVolvemos con los gerundios. Hablar de los usos incorrectos es muy importante pero ¿no es genial también encontrar listas con los buenos usos de las estructuras gramaticales? Pues bien; este artículo intenta presentarse como la contraposición del publicado la semana pasada y mi objetivo es mostrarles a través de él las formas aceptables del gerundio en nuestro lenguaje. Espero que les guste.

Cuándo y cómo usar los gerundios

Repasemos lo que vimos en los textos anteriores. El gerundio, generalmente (salvo particulares excepciones de las que hablaremos en este mismo artículo) necesita de otro verbo para construirse: palabra a la que modificará de una forma u otra. Se trata de una relación específica que se establece entre dos verbos y que puede cambiar rotundamente el sentido de una oración. La característica de ambos verbos es que uno se halla conjugado y el otro, no.

A la hora de utilizar el gerundio, sin embargo, debemos recordar que tienen que cumplirse una (o todas) de tres condiciones. Aquí les dejo tres ejemplos para graficar cada una de estas condiciones.

* el gerundio y el verbo comparten sujeto.

Incorrecto: “Nos encontramos a los diputados bromeando en el hemiciclo“.

Correcto: “Nos encontramos a los diputados, que estaban bromeando en el hemiciclo“.

Usos correctos de los gerundios

* la acción del gerundio debe ser simultánea o anterior a la del verbo principal. (¡Ojo con el gerundio de posteridad)

Incorrecto: “La víctima fue agredida en su casa, muriendo horas después en el hospital“.
Correcto: “La víctima fue agredida en su casa y murió horas después en el hospital“.

* el gerundio debe ser siempre un complemento circunstancial: modifica de este modo la acción del verbo principal.

Incorrecto: “El Gobierno ha aprobado un decreto regulando las importaciones asiáticas“.
Correcto: “El Gobierno ha aprobado un decreto que regula las importaciones asiáticas“.

No obstante el gerundio no siempre viene acompañado de otro verbo; a veces aparece de forma aislada en una oración. A esta altura ya todos sabemos que de excepciones se hacen las reglas, o mejor dicho que en toda regla habita una excepción. Esto nos lleva a decir que existen dos tipos claros de gerundios.

*Gerundios en oración independiente: se construyen con el verbo estar o un auxiliar de similar valor para conformar la forma verbal durativa. Por ejemplo: “Estaba mirando mi película favorita“.

* Gerundios en oraciones subordinadas: acompañan a otro verbo para modificar su significado en torno al modo en el que éste se desarrolla. Por ejemplo: “Empezó su discurso dando las gracias al presidente…

Usos correctos de los gerundios

Formas correctas de usar el gerundio

Partiendo de esta base podemos encarar el uso correcto de esta estructura en la oración.

Cuando el gerundio funciona como adjetivo se omite el verbo estar en la oración (aunque se encuentra implícito). Un ejemplo de este tipo de usos puede ser: “Me trajo una taza con agua hirviendo” (con agua que estaba hirviendo).

El gerundio también sirve para indicar que la acción del verbo principal y otra se realizaron de forma simultánea. Un ejemplo de este tipo de gerundio podría ser: “Lavamos los platos mojándolos en el arroyo” (lavar y mojar se realizan al mismo tiempo).

Cuando el gerundio funciona como adverbio sirve para indicar modo y circunstancia en la que se realiza la acción principal de la oración. Por ejemplo: “Laura se alejó dejando un grato recuerdo“.

El gerundio también puede servir para expresar una condición o formular una serie de situaciones que se suceden en cadena. Ejemplo: “Yendo en auto, llegaremos antes“.

En algunas situaciones el gerundio sirve para construir expresiones de comparación que se formulan con la palabra ‘como’ antepuesta al gerundio. Un ejemplo de este caso podría ser “La miró como pidiéndole perdón” (el como introduce en la oración el sentido equivalente a ‘como si le pidiera’).

En algunos casos, el gerundio no viene acompañado de un verbo principal; es decir, él mismo constituye la parte fundamental de una oración. Este tipo de usos aparece en las oraciones exclamativas, imperativas o formulando el tipo de una obra de arte. Algunos ejemplos de este tipo pueden ser: “¡Circulando!” (orden que sirve para indicar a los presentes que se muevan del sitio); “Sobreviviendo” y “Hombre mirando al sudeste” (título de una canción y una película).

Para terminar diremos que, si bien el gerundio es una de las estructuras más difíciles de utilizar en español también es una de las más versátiles y ricas; por lo tanto, obviarlo para impedir equivocarnos no es una buena alternativa, puesto que nos estaremos privando de un montón de matices que enriquecerán nuestro lenguaje. Así que, lo mejor es, una vez más, estudiarlo y volver a estudiarlo hasta que nos quede claro y sepamos utilizarlo correctamente.

Espero que estos artículos les hayan servido para reforzar el uso de los gerundios. No duden en visitar nuestra sección de taller literario donde encontrarán toda clase de artículos relacionados con nuestro idioma.

Usos correctos de los gerundios

Comentarios4

  • Elsy Alpire Vaca

    Magnifico artículo que nos ayuda a crecer, felicitaciones y muchas gracias.

    • Tes Nehuén

      Graciasssss, Elsy. Siempre es agradable que gusten mis textos. Un abrazo.

    • Rapsodico

      Qué gran utilidad tiene esta serie de artículos dedicados al gerundio. Felicidades por ellos, Tes. Un abrazo.

      • Tes Nehuén

        ¡¡Mil gracias, Rapsódico!! Me alegro de que lo veas así. Es egoísta escribir sobre estos temas, porque disfruto tanto al escribir estos textos que me temo que soy la que sale más beneficiada. :-P
        Besote.

      • kavanarudén

        Un excelente artículo que nos hace profundizar, aprender o recordar el uso correcto del gerundio.
        Gracias por esta iniciativa.
        Kavi

        • Tes Nehuén

          Muchas gracias, Kavanarudén. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un abrazo gigante. Seguiremos trabajando :)

        • susan collazo

          ¡Yo, tambien estoy agradecida!

          • Tes Nehuén

            ¡¡Y yooo por tener lectores tan maravillosos, Susan!! ¡¡Gracias!! Un abrazo.



          Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.