Verbos: gerundio

El gerundio es una forma verbal con valor adverbial que no tiene valor adjetivo ni sustantivo en la lengua española. Constituye, junto al infinitivo y al participio, una de las formas no personales del verbo.

GerundiosLa palabra gerundio tiene su origen en el vocablo latino gerundĭum, de acuerdo a lo explicado por la Real Academia Española. La terminación regular de los gerundios es -ando (en los verbos de la primera conjugación), -iendo o -yendo (en los de segunda y tercera conjugación).

Los gerundios suelen denotar una acción o estado durativo. Pueden expresar anterioridad o simultaneidad, pero nunca posterioridad. Por otra parte, por lo general tienen carácter adverbial y señalan modo, condición, tiempo, motivo, concesión u otras circunstancias.

Existen distintos tipos de gerundios. El gerundio conjunto o concertado es el que tiene el mismo sujeto del verbo en forma personal. Por ejemplo: “Siendo tan grande, este bolso no entra en el baúl”.

El gerundio absoluto o no concertado, por su parte, es el que tiene su propio sujeto (no se refiere ni al sujeto ni al objeto directo de la oración principal): “Los jugadores, viendo al entrenador, comenzaron a correr”.

El gerundio simple denota una acción que coincide en el tiempo con el verbo principal de la oración (“Mi hija estudia escuchando música”), mientras que el gerundio compuesto denota una acción anterior a la del verbo principal (“Habiendo escuchado todas las propuestas, me decidí por la primera”).

Cabe destacar que el gerundio suele ser omitido ya que muchos creen que nunca se debería utilizarse. Sin embargo, el uso del gerundio es correcto cuando cumple con tres condiciones: funciona como adverbio (complemento circunstancial) o como verbo; expresa una acción simultánea o anterior a la del verbo principal; el sujeto del gerundio es el mismo que el del verbo principal o tiene un sujeto propio.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.