Taller Literario. Palabras que no significan lo mismo

Nuevo artículo en nuestro Taller Literario


 
 

Hoy nos toca un nuevo texto sobre lenguaje. En esta ocasión vamos a hablar sobre algunos conceptos que no siempre manejamos bien.

Te recordamos que estos artículos se basan en publicaciones de la Web del Español Urgente, que te recomendamos visitar y consultar siempre que tengas alguna duda.

 
 
 
 

Diferencias entre «patología», «enfermedad» y «condición»

Muchas veces los términos «patología» y «enfermedad» se utilizan de forma indistinta. No obstante, son palabras que tienen sentidos diferentes. Vamos a verlos.

En primer lugar vamos a ir al Diccionario de la RAE, donde encontramos las siguientes definiciones.

De este modo, cuando hablamos de patología nos referimos a las características de una dolencia pero no a ella en sí. Para este último caso debemos decantarnos por el término «enfermedad».

De este modo, la escarlatina es una enfermedad, cuyas patologías son dolor de garganta, fiebre y sarpullido rojo en la piel.

No obstante, suele ser muy común el uso de patología para hacer referencia a una enfermedad, incluso en los medios de comunicación. Según leemos en la Web del Español Urgente sólo se pueden usar como sinónimos en un ámbito no especializado, pero se recomienda evitarlo también en esos casos.

De la misma manera, «enfermedad» y «condición» tampoco son precisamente sinónimos. Vamos a analizar sus significados.

En los últimos años se ha difundido mucho el uso de «condición» como sinónimo de «enfermedad», calcado de la voz inglesa ‘condition’. No obstante, es un uso absolutamente incorrecto.

En el Diccionario de la RAE leemos.

Como verás ninguna de las acepciones hace referencia al estado de salud. Si queremos evitar el término «enfermedad», sin embargo, contamos con otras voces que podrían ser apropiadas dependiendo del contexto: «afección», «trastorno» o «estado de salud».

Verbos y preposiciones: «atreverse» y «acabar»

De un tiempo a esta parte hemos podido notar que muchas frases que usamos con cierta asiduidad no las escribimos correctamente. Por ejemplo, de estas dos formas ¿sabes cuál es la más correcta?

El verbo «atrever» al ser pronominal siempre debe ir acompañado de un pronombre reflexivo (me-te-se-nos-os), asimismo cuando se usa para expresar que alguien tiene el valor de hacer algo arriesgado debe ir acompañado de la preposición «a».

Por su parte, cuando el sentido del verbo es «tener el valor de enfrentarse a algo», la preposición adecuada es «con».

Pasemos ahora a otra expresión, creada con el verbo «acabar».

¿Cuál de estas dos formas te resulta más correcta?

Esta frase pertenece a la clasificación de perífrasis verbales y se forma con la estructura ir + a + verbo infinitivo. Su sentido es indicar que una acción tendrá lugar en un futuro próximo. Es incorrecto su uso sin la preposición antepuesta al verbo que modifica.

Pese a que la norma es bien clara, no es raro encontrarse con la frase mal escrita, con la omisión de la preposición. Por eso, debemos estar bien atentos en estas situaciones.

Muchas veces dicha omisión se efectúa porque en el habla la preposición puede perderse en la sonoridad de las palabras que acompaña, no obstante es obligatorio su uso.

Y hasta aquí nuestro repaso idiomático de hoy. Espero que te haya servido. No te olvides de pasarte por nuestro Taller Literario, donde podrás encontrar una gran variedad de artículos en los que afrontamos diversos asuntos relacionados con la ortografía y la gramática de nuestra lengua.

Comentarios1

  • ingrid chourio de martinez

    ¡Tema interesante, gracias por tan valiosa información para sus seguidores. Feliz de estar en este espacio maravilloso!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.