Diferencias entre palabras parecidas


Hoy toca un nuevo repaso de español en nuestro Taller Literario. En esta ocasión reflexionaremos en torno algunas palabras parecidas que no significan lo mismo, aunque a veces se utilicen de forma indistinta, y dos expresiones comunes que no siempre tenemos claro cómo debemos construirlas.

Les recuerdo que estos textos hacen pie en la Página del Español Urgente. Los animo también a pasarse por nuestro Taller Literario, donde podrán encontrar textos similares a este. ¿Comenzamos?

Cuando la intención no tiene que ver con la intencionalidad

‘Intencionalidad’ e ‘intención’ son dos palabras que utilizamos muchísimo en nuestra comunicación, sin embargo ¿sabemos a qué hace referencia cada una? A grandes rasgos diríamos que sí, aunque les sorprendería notar la cantidad de veces que las intercambiamos sin darnos cuenta y que cambiamos así el significado de nuestro mensaje. Vamos, para ello, a ponerlas sobre la mesa con la definición exacta de cada una para poder hacer un buen uso de ellas y evitar confundirlas.

En el diccionario de la RAE encontramos que ‘intencionalidad’ hace referencia a la cualidad de intencional; es decir, a la realización de un acto con una determinada intención. Se trata de un acto que se hace de forma deliberada.

‘Intención’, por su parte, está relacionado con el objetivo en particular; es decir, el propósito que se plantea alguien cuando realiza una determinada acción. Así lo define la RAE en su primera acepción:

Es evidente que aunque en ocasiones el uso de uno u otro término se cae de maduro, a veces los confundimos, como en el siguiente ejemplo. Así que lo mejor es estar bien atentos.


Dos conceptos relacionados con el crimen

Otras dos palabras que solemos confundir son ‘criminología’ y ‘criminalística’. A continuación hablamos sobre cada una.

Cuando usamos el término ‘criminología’ estamos haciendo referencia específicamente a la ciencia social que se encarga de estudiar el contexto en torno a los delitos de asesinato en general, estableciendo causas y consecuencias comunes entre actos delictivos de similares características.

El término ‘criminalística’, por su parte, hace referencia al sondeo e investigación en torno a crímenes concretos. Parece fácil ¿verdad? Sin embargo, no lo es. En la práctica nos encontramos muchas veces con el concepto mal utilizado incluso en los medios de comunicación.

Podríamos decir que la criminología se centra en los rasgos comunes entre diversos asesinos y estudia la naturaleza de los delitos en consonancia con la personalidad de los que los cometen, intentando dar con nuevas formas de prevención, es decir, de conseguir datos, indicios, que puedan servir para prevenir o percibir posibles actos semejantes en el futuro.

La criminalística entra en escena cuando se ha cometido un delito y se encarga de estudiar las causas que lo motivaron. Es importante tener presente que la criminalística para resolver los casos y conducir la investigación a buen puerto se apoya en los avances que la criminología ha hecho, así como también en ciertas técnicas que sirven para esclarecer y aislar los diversos aspectos del crimen; entre ellas se encuentran la fotografía forense, la balística y la documentoscopia, entre muchas otras.

Las personas que trabajan en la ciencia social reciben el nombre de ‘criminólogos’, mientras que los profesionales del campo de la criminalística son ‘criminalistas’, entre quienes se encuentran los integrantes del cuerpo de policía o institución que investigue este tipo de delitos, así como también los abogados que se han especializado en derecho penal.

‘Se trata de’ y ‘estar seguro de que’

Pasemos ahora a dos expresiones que utilizamos bastante, pero no siempre de la forma adecuada.

La construcción ‘se trata de’ es de tipo impersonal, por lo tanto no podemos agregarle un sujeto. En caso de que deseemos hacer alusión a éste, lo correcto sería utilizar el verbo ser.

En el caso de la expresión ‘estar seguro’ es importante recordar que para introducir aquella sobre lo que no se tienen dudas debemos utilizar la proposición ‘de’ seguida del complemento ‘que’, y no directamente el complemento como solemos ver que hacen la mayoría de hispanohablantes. Este uso inadecuado que pertenece al grupo de los queísmos incluso aparece en los medios de comunicación.

Comentarios5

  • Rapsodico

    Estudiada la lección ;). Un abrazo, Tes.

  • Hija del Sol

    Buen trabajo, muy interesante, muchas gracias.

  • Marcia Ottaviani

    Lo he leído y está muy bien, gracias

  • Tes Nehuén

    Gracias, Hija del Sol, no sería posible sin lectoras como tú. Un abrazo.

  • Tes Nehuén

    Gracias, Marcia. Espero que te haya resultado útil. Un abrazo.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.