Algunos extranjerismos que podemos comprar en español


 
 
Hoy toca un nuevo artículo sobre lenguaje para nuestro Taller Literario.

Esta vez vamos a centrarnos en más extranjerismos. Parece obstinada mi postura de ir por ahí corrigiendo a la gente para que hable correctamente, pero es que si no prestamos atención cada vez perderemos más nuestro idioma y eso, en teoría no es lo que queremos.

Este artículo he usado como fuente la Web del Español Urgente.
 
 

El mundo de las compras

La invasión de los extranjerismos en la vida llega a través del consumo. La necesidad de nombrar la vida a través de términos exportados es una costumbre que se enraíza en la compra. En nuestra época, en la compra por Internet. Aquí van algunos conceptos que podríamos evitar, porque contamos en español con palabras perfectamente aplicables para esos mismos conceptos.

Un término muy popular en esta época es «e-commerce», un anglicismo que sirve para referirse a la relación comercial entre redes. En español contamos con la voz «cibercomercio», perfectamente válida. Asimismo, cuando queremos hacer referencia al comercio virtual, en lugar de apoyarnos en el extranjerismos m-commerce, podemos decantarnos por el concepto «comercio móvil». Así podemos aludir a la compra y venta de productos a través de dispositivos móviles, usando Internet como canal de intercambio.

Los días de descuento son los que más dificultades traen al habla cotidiana. Tenemos así el «Cyber Monday» y el «Black Friday», dos fechas que no suelen traducirse en español porque por alguna razón preferimos los sonidos feos a los sonidos propios. Las ofertas increíbles del lunes posterior al Día de Acción de Gracias no se las pierde nadie, ¿por qué no hacer el esfuerzo de denominarlo «ciberlunes», que cumple perfectamente las normas de nuestra ortografía? En cuanto al viernes citado, podemos denominarlo «Viernes Negro» o «Buen Viernes».

Esta denominación le viene por analogía a la tradición mexicana, donde se denomina Buen Fin al fin de semana de noviembre en el que se dan estas increíbles ofertas. Otras formas de denominar este día puede ser «viernes de ofertas», «viernes de compras» o «viernes de descuentos». Es importante aclarar que el nombre del día sólo va en mayúsculas si se usa como propio, como en el caso de «Viernes Negro». No viene mal pensar en Robinson Crusoe. En esta novela los viernes van en minúscula mientras que el nombre del personaje, Viernes, va con inicial mayúscula. Siguiendo esta regla no nos equivocamos nunca más.


Seguramente te has topado con la voz «oniomanía». Deriva de la fusión de dos términos griegos que hacen referencia a ‘lo que está en venta’ y ‘locura’ y sirve en el terreno de la psicología para referirse a una patología que se caracteriza por la adicción a las compras. En inglés la persona oniomaníaca recibe el nombre de ‘shopaholic’, en español contamos con el concepto de ‘comprador compulsivo’. Ahora bien, podemos decantarnos por el término específico de la psicología ‘oniomaníaco’ o ‘comprador compulsivo’ para referirnos a quien tiene esta adicción a las compras.

¿Y qué hay de los productos que se agotan? Es muy común llegar a una tienda y ver el cartel «sold out». Si bien lo más normal es que aparezca en ventas de entradas a conciertos, al cine, etc, en español suele utilizarse para referirse a cualquier producto. Tenemos, sin embargo, el término «agotado» o «entradas/artículo agotadas/agotado», dependiendo de la situación. Seríamos más específicos sin renunciar a nuestro idioma.

Mejor «vamos de compras» y no «de shopping», porque mientras que la primera expresión significa estar dispuesto a realizar la actividad de pasar por las tiendas y comprar, el segundo no tiene ningún sentido porque en español esta palabra no significa nada (y no hablemos de la pronunciación, que ya es otro temita). Asimismo el término «centro comercial» es preferible al de «shopping centre». «Ir de compras» o «ir de tiendas» son frases hechas en español que se prefieren al anglicismo «hacer shopping».

Por último hablemos de «delivery». ¿Quién usa ya el anacronimso «envío a domicilio»? Por favor. ¿Tan difícil es hablar en español para los nacidos hispanohablantes? Las expresiones «reparto a domicilio», «entrega a domicilio» o «envío a domicilio» son perfectamente válidas para reemplazar este anglicismo que, en nuestro idioma, no significa nada.


Por último, cabe mencionar que siempre que deseemos decantarnos por los anglicismo, tendremos que respetar la norma de escritura para este tipo de palabras, que es entrecomillada o letra cursiva.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.