Algunos consejos para expresarnos correctamente


Hoy vuelvo con un texto sobre lenguaje. En esta oportunidad voy a centrarme en dos usos incorrectos, desgraciadamente muy frecuentes: un dequeísmo y un sustantivo que se utiliza con un sentido que no es contemplado en el diccionario académico.

Estos textos, una vez más, hacen pie en la Web del Español Urgente. Aprovecho también para animarlos a pasar por por nuestra sección Taller Literario donde podrán encontrar un montón de artículos relacionados con el buen uso del lenguaje.
 

‘Tener en cuenta que’, su forma correcta

Algunas expresiones nos generan confusión porque no sabemos cuáles son las preposiciones adecuadas para formarlas. Así ocurre con ‘tener en cuenta que’ y ‘tener en cuenta de que’ ¿Cuál es más correcta? Según el diccionario académico la manera correcta de formar esta frase es sin la preposición ‘de’. Sin embargo, es sumamente común que en los medios de comunicación se escriba con esta preposición, situación en la que se comete un error muy común en nuestro idioma, el dequeísmo. Tal cual ocurre en ejemplos como el siguiente.


Una buena forma de evitar cometer este error es recordar que la pregunta-ayuda no es ¿de qué debe tenerse en cuenta? sino ¿qué debe tenerse en cuenta? Igual teniendo en cuenta esta chuleta, podremos corregir este error absolutamente común en nuestro lenguaje coloquial y que también cometen algunos periodistas y comunicadores.

Diferencias entre afectar, afectación y afección

Y ahora pasemos a otro error muy común que surge por confundir ciertas palabras de sonidos cercanos pero significados diferentes. Y el invierno es la peor época por culpa de las nevadas. Tal en así que muchos medios de comunicación publican en esta época notas para hacer referencia al bloqueo de caminos y accesos, utilizando el sustantivo ‘afectación’ creyendo que deriva del verbo ‘afectar’ como ‘causar problemas’, cuando no es así.

Así, es sumamente común leer ‘afecciones por nevada’ con el significado de ‘afectado por la nevada’, no obstante, si nos regimos por la definición de este sustantivo podemos entender que es un uso incorrecto. ‘Afección’ no se relaciona en el diccionario con afectar; restricciones, problemas o incidencias pueden ser más apropiadas en su lugar para referirse a las nevadas por ejemplo.

Asomarnos al diccionario de la RAE puede sernos de gran ayuda para resolver este problema.

Tal cual vemos, no existe una acepción que vincule el sustantivo con ‘incidencias’. Existe, no obstante, otro sustantivo que es ‘afección’ y cuya definición es:

Tampoco aquí aparece una acepción relacionada con la que estamos buscando, por lo que también sería incorrecto utilizar este sustantivo en esas frases.


Asimismo debemos estar atentos a las diferencias entre ‘afectación’ y ‘afección’, porque mientras que la segunda hace referencia a una enfermedad, la primera remite al efecto de afectar, y tendríamos que volver a definición del verbo para cerrar el círculo.

Sea como sea, en ningún caso estas palabras vecinas pueden servir para expresar ‘incidencia’ o ‘problema’, para lo cual contamos con otras palabras como las ya citadas. ¡A prestar atención entonces a cómo usamos el lenguaje!


Comentarios2

  • Bogaruli

    Está muy claro, gracias por ilustrarnos, nunca está de más...
    Saludos...

  • AZULNOCHE

    Muy jugoso e instructivo.
    Mil gracias.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.