Algunas expresiones que no usamos adecuadamente


Comienzo la semana con un nuevo texto sobre lenguaje. En esta oportunidad voy a centrarme en dos expresiones que usamos con cierta asiduidad pero no siempre construimos de forma correcta. Este nuevo texto se incorpora a nuestro Taller Literario, donde tenemos artículos con consejos para comunicarnos correctamente. Como la mayoría de estos textos, el siguiente hace pie en publicaciones de la Página del Español Urgente
 

Cuando ‘igual’ es adverbio, se mantiene invariable

Si queremos comparar dos cosas entre sí utilizando la expresión ‘igual de…’ debemos tener en cuenta que dicha frase es invariable en género, es decir, que aunque estemos hablando de dos cosas el adverbio irá en singular. No obstante, el adjetivo sí debe ir en plural.

Pese a que la norma es clara, no es raro encontrarse con esta frase mal compuesta en los medios de comunicación. Para que no nos ocurra, nunca está de más repasar las reglas de nuestra ortografía.

En el Diccionario panhispánico de dudas, podemos leer al respecto que ésta es una locución que se forma con el adverbio ‘igual’. Si de ahí pasamos al Diccionario de la RAE descubrimos que si bien como adjetivo el término ‘igual’ es variable en número (Ej: “Estas casas son iguales”), no ocurre lo mismo cuando funciona tanto como adverbio o en una locución adverbial donde permanece invariable.

Cabe señalar que cuando ‘igual’ funciona como adverbio tiene el sentido de ‘a pesar de todo’, ‘quizá’ o ‘de la misma manera’ dependiendo del contexto. En todos ellos se mantiene invariable en número. Recordar esto puede servirnos para no cometer este error; si nos despistan las etiquetas ‘adjetivos’, ‘adverbios’, ‘participios’, una buena forma de memorizar esta norma es tener presente que cuando ‘igual’ puede ser reemplazado por alguna de estas expresiones, permanece siempre invariable.


Como a veces es difícil entender las diferencias entre adjetivos y adverbios, vamos a profundizar un poco sobre ello. En particular, sobre el sentido de ‘igual’ cuando funciona como uno u otro.

Según la RAE, como adjetivo ‘igual’ se utiliza para establecer equivalencia entre dos cosas. Cuando funciona como adverbio puede servir para expresar modos similares, es decir, que dos cosas se hacen de cosa similar.

La forma adverbial ‘igualmente’, por su parte, sirve como sinónimo de ‘también’, ‘asimismo’, o para expresar que dos cosas se hacen ‘con igualdad’.

‘Mejor’ y ‘peor’ no varían en número si acompañan un participio

Otra expresión que puede dar lugar a una confusión similar es aquella que se forma con el adverbio ‘mejor’, que tampoco varía en número independientemente de los sujetos. De la misma manera ocurre con las frases formadas con el término ‘peor’.

Para evitar equivocarnos nos puede venir bien recordar que estas dos palabras siempre se mantienen invariables si aparecen antepuestas a un participio (verbos que funcionan como adjetivos) porque están funcionando como adverbios comparativos. Así, en el siguiente ejemplo el error salta a la legua.


Al igual que sucede con ‘igual’, ‘mejor’ y ‘peor’ en estos casos funcionan como adverbios comparativos y como tal no varían en número (los adverbios nunca lo hacen).

Es importante, sin embargo, aclarar un matiz. Cuando ‘mejor’ y ‘peor’ funcionan como formas comparativas de ‘bueno’ y ‘malo’, aunque la construcción pueda resultar similar a la que tratábamos más arriba, no lo es. En este caso, funcionan como adjetivos y por lo tanto deben concordar en número con el sustantivo al que modifican, como ocurre en el siguiente ejemplo.



Y aquí lo dejo por hoy. Sigamos aprendiendo y trabajando para utilizar lo más eficientemente posible las herramientas lingüísticas que tenemos. El deseo de comunicarnos mejor podría ser un buen punto de partida para construir un mundo más justo. ¿No te parece? No te olvides de visitar nuestro Taller Literario donde tienes a tu disposición muchísimos textos sobre ortografía y gramática que esperamos te sean útiles.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.