Tomás Segovia, homenajeado en México

A dos meses del fallecimiento del escritor español Tomás Segovia, las autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (Conaculta) han querido rendirle homenaje a través de una ceremonia que se llevó a cabo ayer en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México.

La cita fue una agradable excusa para que amigos, familiares y colegas del autor se reunieran para evocar su figura, compartir anécdotas y repasar los textos más sobresalientes del poeta y ensayista nacido en Valencia en mayo de 1927.

Para inaugurar el acto, su hija Ana leyó ante los presentes el poema titulado «Mi padre», mientras que Rafael, otro descendiente de Tomás, lo recordó como un ser que fue capaz de entablar «un diálogo de vida» y convertir a su obra en un «viaje particular del descubrimiento hacia el mundo», tal como recoge El Universal.

Por su parte, el poeta Marco Antonio Campos lo recordó como un exponente del mundo de las letras que «murió entre el aplauso general por su obra y el cariño de la gente».

Quien también realzó la labor de Segovia fue José María Espinasa, un editor que aseguró que la poesía de este autor logra «hacer posible algo imposible».

Según dijo, si no la definía como «milagrosa» era porque no deseaba darle una connotación religiosa, aunque se permitió expandir los límites para definir a milagro como sinónimo de inexplicable, «de algo que se puede encarnar en palabras y que nos pertenece a todos».

Como se advierte al repasar los dichos de muchos de los presentes, ayer se logró honrar la memoria de Tomás Segovia, un hombre que en su paso por este mundo no sólo demostró ser un escritor talentoso sino también un buen ser humano.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.