Ernesto Sábato, adiós a un grande

El destino, de vez en cuando, se pone caprichoso y nos obliga a modificar nuestros planes de un segundo a otro. Incluso, hay ocasiones en las cuales ese cambio de rumbo exigido llega impregnado de una tonalidad negra que no podemos ignorar porque nos habla de una pérdida fuerte, de esas que no se pueden remediar.

Ernesto SábatoEste fin de semana que aún no ha concluido ha representado para muchas personas un periodo doloroso que condujo hacia una despedida multitudinaria que tuvo que concretarse justo cuando se anhelaba rendir un gran homenaje a quien, horas atrás, se marchó de este mundo.

Como el título de este artículo lo adelanta, ese ser al que varios ya han empezado a extrañar es Ernesto Sábato, el admirado escritor argentino que a lo largo de su vida acumuló popularidad a nivel internacional no sólo por su valiosa contribución al ámbito literario sino también por su incansable defensa de los derechos humanos.

Este autor cuya vida privada puede apreciarse a través de propuestas como el emotivo documental audiovisual que su hijo Mario bautizó como Ernesto Sábato, mi padre falleció ayer en su casa de la localidad bonaerense de Santos Lugares.

Su deceso, de acuerdo a la versión que su compañera Elvira González Fraga dio a la prensa, se produjo algunos días después de haber contraido una bronquitis, un inconveniente que frente a su avanzada edad resultó mortal.

Si bien este cuadro se desencadenó hace menos de un mes, los allegados a Sábato solían repetir desde hacía tiempo que la salud del escritor no era óptima, aunque nadie, tal vez por el típico egoísmo humano o por tratar de esconder la dolorosa realidad, se animaba a aceptar que el final estaba cerca.

Prueba de ello es que existían múltiples iniciativas para celebrar su vida y obra, entre las cuales se encontraba un homenaje organizado en conjunto por la Fundación El Libro y el Instituto Cultural bonaerense que se incluyó en el programa de la actual Feria del Libro de Buenos Aires (el cual, por fortuna, no se suspendió por duelo), una entrevista gestionada por Perfil.com que contaba con el aval de Mario Sábato y algunas propuestas para festejar como él merecía sus bien vividos cien años de vida.

Lamentablemente, Ernesto no llegó a disfrutar semejantes reconocimientos, pero al menos queda la esperanza de que su hijo haga realidad uno de los sueños de su recientemente fallecido padre: el de convertir a su amado hogar de Santos Lugares en un museo que sirva como testimonio de su paso por este mundo.

Su legado

Este argentino que, en palabras de su hijo, deseaba ser recordado “como un buen vecino y un buen tipo” dejó una huella importante en el plano cultural y social de su país.

Al hacer un repaso de su biografía uno puede advertir de inmediato que no fue un hombre que se limitó a desarrollar su faceta más creativa por medio de la escritura. Sábato, el inolvidable creador de novelas como “El túnel”, “Sobre héroes y tumbas” y “Abaddón el exterminador”, prefirió exhibir un perfil comprometido con su nación y, por esa razón, no sólo no ocultó su ideología política sino que además aceptó presidir la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).

Por esta clase de acciones, al confirmarse su fallecimiento desde el Ministerio de Educación de la Nación Argentina se optó por honrarlo tanto por su legado cultural como por su “valioso aporte a la democracia cuando ésta fue recuperada y él colaboró a reconstruir la memoria de todos los argentinos”, tal como reproduce “El Día”.

Hasta siempre, querido maestro

A Ernesto Sábato lo han despedido con profundo dolor numerosos familiares, amigos, allegados, admiradores y personajes del mundo de la cultura y la política, entre muchos otros. Su ausencia provoca tristeza, pero la tranquilidad de saber que ya no hay más sufrimiento físico para él permitirá tolerar sin angustia esta realidad y armar un recuerdo grato y ejemplificador de este escritor que ha sabido dejar una marca imborrable en la historia argentina.

Links relacionados:

http://sincartuchos.blogspot.com/2011/05/murio-ernesto-sabato.html

http://abandonadtodaesperanza.blogspot.com/2011/05/rip-ernesto-sabato-1911-2011.html

http://algundiaenalgunaparte.wordpress.com/2011/05/01/in-memoriam-ernesto-sabato/

Comentarios7

  • JUSTO ALDÚ

    Adios a uno grande. Mi novela favorita de el es EL TUNEL.

  • Wilmer Alejandro

    Siempre estaras presente en cada una de las paginas de tus libros... Maestro.

  • Elsy Alpire Vaca

    Si, ayer me enteré de esta fatal noticia por canales de televisión, realmente lamentable la muerte de un escritor que en junio cumplía 100 años de edad. Cuánto trabajo, cuánto aporte, cuántos libros deja para el mundo literario de su país y de América del sur. Que Dios lo tenga en su gloria, porque su memoria no morirá nunca. Q,E,P,D.

  • lanegra rodriguez

    Esperemos que se le haga justicia a través de su hijo,

  • Pruden

    Descanse en paz Ernesto Sábato. En el corazón de su pueblo y el de sus numerosos lectores permanecerá eternamente. Pido el Nobel para Sábato. Por su valiosa obra y su trayectoria humana, creo que se lo ha currado. Pruden

  • Rafael Merida Cruz-Lascano

    Siempre descubrimos en los versos del poeta que se fue, algo que nos indica que de una u otra forma estaba satisfecho con su vida y esperaba tranquilo el renacer:


    ...Los días van tan rápidos
    voy hacia mi origen,
    con mis semanas
    con mis espinas.

    Me voy a mi semilla,
    pero el espejo cruel
    esta naciendo ahora,
    donde termina el hueso...


    Que en paz descanse Gonzalo Rojas, que pronto le acompañaremos.-
    Rafael Mérida

  • Olin Seyer

    "Al final había sólo un túnel, oscuro y solitario, el mío..." escribió este gran artista de las letras. Gracias, Ernesto Sábato, por iluminar nuestro túnel con el arte, la ciencia y la sensibilidad social... Hasta siempre...



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.