Un libro sobre la no maternidad

Desde que William Shakespeare dio vida a esta sentencia, mucha agua ha corrido bajo el puente. Las costumbres sociales son cíclicas y lo que en la época de nuestras madres era una decisión de libertad y soberanía a la que se aferraban muchas mujeres, para nuestra generación es una locura. Sobre esos cambios en las decisiones clave de cada generación se centra el libro “No madres” de María Fernández Miranda (Plaza y Janés), del que escribo porque pienso que aporta una interesante reflexión en torno al asunto de la no maternidad.

Nombrar desde la negación

Nos forma el lema “nacer, crecer, reproducirse y morir” y quienes intentamos saltarnos alguno de estos estadios somos juzgados y debemos enfrentarnos a la eterna pregunta ¿por qué? La cuestión es ¿por qué no? Por qué no podemos optar libremente por la maternidad sin tener que dar explicaciones y enfrentarnos a los prejuicios. De estas inquietudes parte María Fernández en un trabajo en el que profundiza, mediante entrevistas con figuras del ámbito cultural como Rosa Montero, Maribel Verdú y Soledad Lorenzo, y su propia experiencia sobre la forma en la que los prejuicios sociales pesan en este tipo de decisiones.

Es importante señalar que no se trata de una obra en contra de la maternidad, más bien se trata de un espacio de reflexión en torno a las decisiones que se salen de la norma y la búsqueda personal que cada mujer asume en determinado momento de la vida. Siempre se toma una decisión al respecto. La libertad de elegir nuestro destino y de asumir sus consecuencias no debería incluir el tener que soportar las presiones sociales sobre una decisión que debería ser íntima y personal.

Se establece la norma de que todas las mujeres deben ser madres. No ocurre lo mismo con los hombres, a quienes se les pregunta si tienen hijos y si la respuesta es negativa en eso se queda. Esto dice María Fernández, que ha intentado en este libro ofrecer un refugio para aquellas mujeres que no han podido o no han querido tener hijos y que en ese punto se sienten incomprendidas por la sociedad. La idea es romper con el tópico de que sólo te realizas si procreas, y se niega en esta premisa todo lo que es una capaz de crear aparte de la vida humana. Pero como la norma es procrear, nombrar la decisión de no hacerlo exige la negación.

No lo podemos todo

Hay también un análisis sobre cómo ha ido evolucionando y transformándose la idea de ser madre. Lorenzo (1937) dice que en su época a ninguna mujer se le ocurría no ser madre. Rosa Montero (1951) cuenta que para su generación no ser madre era un síntoma de modernidad y rebeldía, al igual que no casarse. Almudena Fernández (1977) expresa que las presiones en su caso son altísimas y que la suya es una generación de mujeres madre. Tres mujeres, con profesiones diversas (galerista, escritora y modelo) que sirven como referencia para entender cómo la tradición nos pesa e intenta domesticarnos. Sobre ello escribe María, y sobre aquellas mujeres que se atreven a cuestionar la norma.

“No madre” es también un libro sobre la responsabilidad de ser feliz con aquello que tenemos y hemos escogido. En una época en la que intentan convencernos de que todo lo que queremos podremos lograrlo, de que tenemos la capacidad para controlar el mundo que nos rodea, y es difícil aceptar que no puedes alcanzar tus propios retos, de que en el fondo esas no son más que frases bonitas que se alejan mucho de la realidad.

La llegada de María Fernández a este grupo de mujeres no madres no fue del todo escogida. Después de someterse a varias fecundaciones sin resultados positivos, la autora decide parar. No obstante, aceptar esta derrota no resulta sencillo y exige un camino doloroso de aceptación y pérdida. Y en ese camino descubrió que existían otras muchas mujeres que no tenían hijos y quiso saber por qué, y cómo vivían ellas esto de no ser “mujeres completas”. El testimonio de algunas figuras importantes de la cultura actual le sirvió para construir un libro que va de la memoria personal a la experiencia de otras mujeres, que comparten esa no maternidad.

Enfrentarse a esas preguntas no fue sencillo porque se vio obligada a preguntarle a esas mujeres justamente lo que no quería que a ella le preguntasen ¿por qué no has sido madre? Sin embargo, el resultado de aquellas entrevistas le sirvió para afrontar su dolor y también para componer este libro con el objetivo de que otras muchas mujeres se vean reflejadas y contenidas en él. Sin duda, podría ser una interesante lectura para estos tiempos de tradiciones oxidadas.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.