Ser naturales para escribir mejor

Ser naturales, para escribir mejor

Escribimos para acercarnos a los otros, para comprender el mundo y para aprender a amar y a aceptarnos. Escribimos porque la vida se nos hace insoportable sin las letras; porque no concebimos el paso de las horas sin imaginar y plasmar sobre una hoja aquello que hemos percibido.

Pero a veces escribimos tan horrorosamente mal que no somos capaces de sentirnos a gusto con quienes somos. Y muchas de esas veces, esto ocurre porque no somos capaces de dejar salir al escritor que llevamos dentro, sino que nos basamos en estructuras y consejos prefabricados. Conocernos y descubrir nuestra voz debe ser nuestro objetivo primero, para alcanzar así la naturalidad en la escritura.

Naturalidad en la literatura

Según su definición, el término naturalidad hace referencia a la cualidad de un individuo para proceder de acuerdo a lo que le dicta su propia naturaleza, sin cohibirse por formalismos y máscaras. De este modo, una persona natural es aquella que actúa con veracidad y sin ningún tipo de artificio.

También es la naturalidad una de las cualidades que exige la creación literaria. De hecho, se dice que si un texto es natural suena convincente y posiblemente consiga atrapar completamente a los lectores.

Ser naturales, para escribir mejor

Encontrar el propio estilo es, seguramente, una de las mayores dificultades para los principiantes; ya que la fuerza de ciertas tendencias y la inseguridad los impulsan a comportarse como artífices de un lenguaje que no les es propio, por ende, no permiten que fluya el escritor que llevan dentro.

Y, si bien es cierto que muchas personas nacen con un cierto don para expresarse y a quienes no les es necesario pulir este aspecto, es importante que recordemos que la escritura es un oficio y, como cualquier otro, requiere de mucho trabajo, por lo que que aún no hayamos encontrado nuestra propia voz no debe desanimarnos. Debemos continuar trabajando hasta conseguir lo que buscamos.

Al principio, los aspirantes intentan escribir como tal o cual autor que les gusta y se olvidan de abordar los temas desde la naturalidad y la propia voz, es como si adoptaran voces ajenas. Escribir apoyándose en la estructura de otro autor puede servir de ayuda al comienzo, pero es importante que no dure mucho y que vayamos a por nuestra propia voz. La falta de naturalidad en muchos textos hace que el lector no se crea lo que lee, porque ni siquiera el autor puede hacerlo.

Ser naturales, para escribir mejor

Errores comunes al comenzar

Uno de los errores más comunes en esta búsqueda de la identidad literaria es el de sobre cargar profundamente los textos del lenguaje conocido como literario e impedir la normal fluidez de las frases.

Conseguir que esa historia que nos hemos inventado resulte creíble y cautive a los lectores, debe ser nuestro principal objetivo. Para ello debemos contarla de una forma muy real; creyendo en ella para motivar a otros a hacer lo mismo. A través de este trabajo se crea un pacto entre autor y lector: el primero debe lograr que la historia parezca real y el segundo, creerla.

Y esto no se consigue con una escritura formal o más literaria, ¡muy por el contrario! La manera de llegar al lector es escribiendo con sencillez e intentando que éste apenas note cuánto manejamos el lenguaje.

Hace poco tiempo, Neuman decía que lo que debe buscarse es que el lector crea que es él quien manipula el lenguaje y no nosotros. Que debe sentir que puede comprender más allá de lo que hay. Esto significa que a nivel literario no conviene darlo todo servido; a veces es necesario recortar mucho y presentar la estructura más compleja de una forma absolutamente sencilla, que obligue al lector a mover sus propios engranajes y capturar lo que hemos sabido plasmar silenciosamente.

Además, debemos saber que el uso de palabras elegantes o rebuscadas, no define una buena narración, incluso en ocasiones puede llegar a entorpecerla.

Ser naturales, para escribir mejor

Consejos de David Ogilvy

Por otro lado, les presento una serie de trucos desarrollados por David Ogilvy que, si bien no son nada del otro mundo, creo que a más de uno les pueden ser útiles.

1) Escribe como hablas. Alcanzar la naturalidad debe ser tu objetivo principal
2) Utiliza vocablos sencillos y frases y párrafos cortos
3) Bajo ningún concepto emplees palabras rebuscadas o que pueden hacerte quedar como alguien pretencioso
4) Acorta tus textos todo lo que puedas. Muchas novelas sumamente extensas podrían escribirse en menos páginas
5) Solicita ayuda a tus colegas, deja que te lean para mejorar aquello que tu no ves como imperfecto

Hay más, pero estos me han parecido los más relevantes.

Por último es sumamente importante que tengamos presente que escribimos para comunicar; es decir, para compartir con nuestros lectores algo que pensamos o sentimos. Por tanto, es importantísimo que elaboremos un mensaje claro y atractivo, porque de lo contrario, será tiempo perdido que no dará frutos.

No debemos olvidarnos que dedicarse a la escritura es una ardua labor que no se consigue de un día para el otro y que requiere muchos sacrificios. En base a lo que nos esforcemos podrán medirse nuestros logros.

Para terminar, les dejo una frase de Andrés Neuman que me parece fantástica y que me viene como anillo al dedo.

Ser naturales, para escribir mejor

Comentarios5

  • José Luis González

    Perfectamente de acuerdo. La naturalidad de la persona es lo que genera la empatía.
    Igual pasa con el escritor, la sencillez en lo que expone hace que sea más creíble y aceptado lo que dice por el lector.
    La sencillez en las palabras del poema siempre tendrán que ser trabajadas, para lograr una sonoridad y ritmo que haga que el lector se deleite en el escrito, y como muy bien dice el artículo, el lector acepte y se identifique con esa empatía que desprende el autor en su poema.
    No es cuestión de crear "grandes artificios de fuegos artificiales" que lleguen hasta los cielos, sino de crear palabras sencillas que se entiendan y lleguen al corazón del lector

    Gracias por el artículo.

    • Tes Nehuén

      ¡Muchas gracias, José Luis! Sí, es muy cierto lo de "no crear grandes artificios de fuegos artificiales". Es mucho más difícil trabajar con un lenguaje sencillo pero profundo que armar pomposas estructuras..
      Un abrazo.

    • Pruden

      Tanto el tema como los comentarios, me parecen excelentes. GRACIAS.
      Pruden

      • Tes Nehuén

        ¡Muchas gracias a ti, Pruden!
        Un abrazo.

      • hecroyusua

        Lo importante en un escrito es que los demás nos entiendan y queden satisfechos con lo que escribimos, al menos la gran mayoría...

        • Tes Nehuén

          ¡Tienes razón, Hecroyusua! ¡Muchas gracias!
          Un abrazo

        • Hadassa

          Creo que este tipo de articulos enriquecen el quehacer del escritor que s inicia...
          gracias por comartirlo...

          • Tes Nehuén

            ¡Muchas gracias, Hadassa! Espero que así sea; personalmente, aprendo en cada artículo que escribo así que la agradecida soy yo.
            Un beso enorme.

          • Nhylath

            Lo primordial es escribir con sencillez, sin rebusco de palabras, para que el lector entienda y disfrute de lo que está leyendo, que se identifique con el autor; que su contenido le llegue a lo mas profundo de su corazón! Ese es el objetivo! Enhorabuena por tan excelente Artículo!

            • Tes Nehuén

              Sí, coincido contigo, Nhylath. Espero que el artículo te sirva y te agradezco muchísimo por tus palabras. Que pases un hermoso día.



            Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.