Revista «Hechos Mínimos», entre el periodismo y el diseño gráfico

Te presentamos la revista «Hechos Mínimos». Un proyecto multidisciplinar que se gesta en el punto de encuentro entre palabra e imagen.

A la hora de preparar una obra hay que conocer el estilo y trabajar en la forma, para saber de qué manera transmitirla. Eso dice el violoncellista Iván Siso en una interesante entrevista publicada en «Hechos Mínimos». Así impacta en nosotros este nuevo proyecto regentado por María Valcárcel desde la asociación Nomenklaturas especializada en la gestión cultural. Una revista que surge de la ambiciosa idea de presentarnos una cartografía de lo que se está haciendo en el terreno del arte y la cultura en hispanoamérica intentando difuminar las fronteras. Después de haber conseguido los objetivos en su campaña de micromecenazgo, sus creadores se plantean la manera de continuar la andadura, y nos aseguran que lo mejor está por venir.

Proyecto diverso y sin fronteras

Diluir fronteras. Cuánto necesitamos de proyectos que busquen esa cercanía donde lo extranjero es amigo. Con esa premisa «Hechos Mínimos» se presenta como un proyecto que no quiere quedarse en la superficie sino, tender puentes entre ciudades, pensamientos, estéticas. Y con este primer número nos dan una pequeña semblanza de la capacidad retroalimentativa que tienen las diversas artes, si sabemos hacer las preguntas adecuadas, si sabemos pensar desde la orilla.

Su plan es producir dos revistas anuales con contenido cultural, que sirva para mostrarnos el trabajo de personajes interesantes del terreno artístico. En esta primera entrega encontramos una entrevista central con la periodista Leila Guerrero, una entrevista musical con el violoncellista Ivan Siso, una con Juan Casamayor (editor de la hermosa Páginas de Espuma) y un acercamiento a las obras de la grabadora Isabel Somoza y el escritor Lois Pérez. Es decir, un conjunto de conversaciones y narraciones que abarcan varias disciplinas artísticas y que nos permiten conocer el trabajo y la estética de personajes importantes del ámbito cultural hispanoamericano.

«Hechos Mínimos» parece perseguir el valioso objetivo de escarbar en preguntas sobre la diversidad identitaria y plantearse desde allí puntos de encuentro que hagan posible la convivencia artística y vital entre disciplinas aparentemente incompatibles. Ya te digo, un proyecto ambicioso en tiempos de desidia.

Estética cuidada y minimalista

Cuando tuve la revista en mis manos me encantó. La estética minimalista que han escogido donde la combinación de blanco, rojo y los finos trazos negros y el gofrado del nombre en cubierta, me han enamorado a primera vista. Luego he puesto un pie dentro y el contenido me ha parecido sólido y artístico. Se nota un trabajo cuidado desde el fondo: en los colaboradores, en la línea y en la búsqueda de una voz uniforme que de vida a un proyecto con el que muchos podamos sentirnos identificados. Lo que espero es que siga creciendo y se nutra de nuevas y potentes colaboraciones hasta echar raíces entre nosotros. Porque nos hacen falta proyectos así, fabricados desde el alma, desde la savia, con esa esperanza que cada vez abunda menos en este mundo.

El trabajo artístico ha estado a cargo del estudio gráfico Bonet, que se ha decantado por ilustraciones del artista lucense Daniel Colmenares. Y en la dirección María Valcárcel Tabernero y Enrique Bonet Gago. En este número han colaborado Berta Valls, Anna Tavali, Oli TAboada, Lía Valta, Lourdes Abuide, James Fisher, Felipe Rey y María Valcárcel Tabernero.

Entre las cosas que he echado en falta podría mencionar una mayor diversidad de estilos periodísticos. Más crítica lectora y alguna que otra voz con un enfoque más crítico y sociológico, ese punto en que arte y vida se encuentran y desde el que conviene pensarnos. No obstante, al ser un proyecto nuevo creo que son pequeños detalles que se irán solventando con el paso del tiempo, y el apoyo de nuevos colaboradores. ¿Nos sumamos a este sueño lindo?

Que esta revista combine esos dos mundos hermosos que son el periodismo y el diseño gráfico, y haya podido encontrar una estética identitaria para cada uno y a la vez dar con puntos de encuentros entre ellas, me parece otro de sus grandes aciertos. Y creo que esto me anima a creer en lo que dicen, cuando expresan que lo mejor está por venir.

No todo periodismo es arte ¿eh? pero hay algunas piezas, así como no toda obra de literatura de ficción es arte, hay cosas que lo son. Esto dice Leila Guerrero en la profunda entrevista que le ha realizado María Valcárcel. Pongo todos mis deseos para que «Hechos Mínimos» continúe su apuesta por mejorar y alzarse como una revista donde el periodismo sea un bien artístico y cultural. ¿Te animas a apoyar este bello proyecto? Puedes hacerlo a través de la web de Nomenklaturas y recibir la revista y algunos bonitos regalos.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.