Recomendaciones para el #DíadelLibro

Si bien lo de las fechas institucionalizadas y la parafernalia publicitaria que las rodea no lo veo con mucha claridad, sí que me agrada que por una vez a lo largo de todo el año se haga un poco de ruido en torno a la lectura. Y parece una tontería pero es importante reivindicar la lectura y sobre todo, la importancia de leer para desarrollar un pensamiento crítico. Por ello, puede resultar interesante celebrar el Día del Libro. Teniendo en cuenta esto he preparado algunas lecturas que pienso que pueden ser inspiradoras, porque nos llevan a empaparnos de otras.

El histórico Día del libro

¿Por qué el 23 de abril es el Día del Libro? Porque la historia ha querido que cayeran en esa fecha los fallecimientos de Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega, tres referentes de la literatura en Occidente. A esta altura de la vida y de la construcción social, sin embargo, cabría agregar otros nombres importantes a esta efemérides. Y pienso en P. L. Travers, Edith Sitwell, Taylor Cadwell, Karen Blixen.

Fue en 1926 cuando se constituyó la primera celebración de este día. Después de que el escritor valenciano Clavel Andrés propusiera ante la Cámara Oficial del Libro de Barcelona la elección de un día al año para promover la lectura y difundir el trabajo de autores y editores. Así, con el consentimiento del rey Alfonso XIII se creó de forma oficial la Fiesta del Libro Español. Al principio se celebraba en octubre, mes de nacimiento de Miguel de Cervantes, pero a partir de 1930 se escogió el 23 de abril para unificar a los dos referentes de la literatura occidental.

A lo largo de este día se realizan actividades en muchos centros culturales y librerías de diferentes países de occidente. Puede ser una buena oportunidad para acercarnos a nuestra librería favorita y adquirir algunas de nuestras próximas lecturas. De todas formas, también es cierto que se ha convertido en una fecha algo capitalista, y esto de alguna forma no colabora con la buena literatura, sino más bien con una mansa y sumisa. Igual como buena reivindicación de la lectura estaría hacernos con libros revolucionarios, que nos narraran de otra forma, y nos sirvieran para pensar el mundo loco en que vivimos.

Algunas lecturas para el Día del Libro

Así como en el Día de la Poesía dejé un cuarteto de recomendaciones poéticas para los amantes del buen leer, hoy me repito compartiendo cuatro lecturas fabulosas que pueden servir para recuperar la pasión lectora: libros que hablan de libros y pueden servirnos para ser un poco más libres.

* «Curso de literatura rusa» de Vladimir Nabokov.
Pese a mis mil diferencias con el autor de Lolita y en particular con este libro, creo que su lectura puede servirnos para empaparnos de la visión que un autor casi ruso tuvo de la literatura de su país. Un libro que conviene leer con calma, empapándose de las lecturas cruzadas que propone. Un análisis profundo de la Literatura Rusa del Siglo de Oro y algunos autores de la Época Soviética que todos deberíamos leer (y sobre todo, releer).

*«Un cuarto propio» de Virginia Woolf.
No sé si existe otro libro más valioso sobre el ensayo y nosotras. Esta lectura nos puede servir para entender no sólo una época en la que ser una mujer intelectual era peligroso, sino también para disfrutar de ciertas lecturas cruzadas, bajo la mirada incisiva y audaz de la inmensa Virginia. ¡No quiero que se pierdan este ensayo maravilloso!

*«Roba este libro. Introducción a la bibliocleptomanía» de Miguel Albero.
Con este libro no sólo conocí detalles de la historia de los ladrones de libros sino que reafirmé mi pasión lectora. La gran cantidad de referencias y el humor cortante de Miguel son dos elementos que vuelven maravillosa esta lectura. Además, al terminarlo tienes una larga lista de recomendaciones a las que es difícil no prestar atención. No dejen de darle una oportunidad.

*«Ojos y capital» de Remedios Zafra.
A este libro vuelvo y vuelvo. No se han escrito mejores textos en torno a la realidad, al capitalismo y a la fuerza silenciosa que corroe el arte y la experiencia individual en este tiempo de pantallas. Además, al leer este libro nos enfrentamos a mil lecturas cruzadas, nuevos y viejos autores que han reflexionado y reflexionan en torno a nuestra realidad. A Zafra hay que leerla como quien se zambulle en un universo diferente, porque en ella vive la magia.

¡No dejen de hacerse con estos libros! Leamos para ser mejores amantes, y más felices.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.