Obras para celebrar el Día Internacional de la Mujer Rural

Hoy, 15 de octubre, se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural. Una fecha muy especial, por tanto, con la que se pretende reconocer el importante papel que las féminas han jugado y siguen jugando en las pequeñas poblaciones, contribuyendo no solo al mantenimiento de esas sino también a su desarrollo.

Precisamente esa labor tan esencial que realizan ha sido plasmada en numerosas ocasiones en la literatura. Por eso, nada mejor que conmemorar esta jornada con obras donde mujeres rurales son las absolutas protagonistas. A continuación, algunos ejemplos:

Tierra de mujeres

Una mirada íntima y familiar al mundo rural es el subtítulo de este ensayo, escrito por la cordobesa María Sánchez (1989). En este libro viene a plasmar sus vivencias como veterinaria en una zona rural, donde históricamente los hombres son los que han desempeñado ese trabajo.

Ahora es ella la que se encarga de, a bordo de una furgoneta, ir recorriendo caminos y fincas para poder atender a los animales de ganaderos.

De esta manera, a partir de su testimonio y del de otros cercanos, la autora lo que opta es no solo por contar la realidad que existe en el mundo rural sino también por ejercer de “altavoz y dar espacio a todas las mujeres silenciadas en los campos españoles, a todas aquellas que tuvieron que renunciar a una educación y a una independencia para trabajar la tierra con las manos y cuidar de sus familias”.

Las hijas de la tierra

Alaitz Leceaga es quien se encuentra detrás de esta novela que también es muy apropiada para celebrar el Día Internacional de la Mujer Rural. Y es que la misma gira en torno a Gloria, una joven que vive en un pueblo, concretamente, en una finca familiar llena de viñedos que desde hace siglos vienen a ser el sustento económico de la saga. Viñedos que cada vez se encuentran en peores condiciones, frente a los de la competencia que crecen y están resultando muy productivos.

No obstante, algo sucederá y la muchacha se verá en la necesidad de tener que ponerse al frente del negocio familiar. Lo hará con gran ilusión, con una enorme capacidad de esfuerzo y con positividad, pero no lo tendrá nada fácil ya que encontrará muchos obstáculos, que les serán puestos por los bodegueros y caciques del pueblo.

Con su ímpetu y con la ayuda de sus hermanas conseguirá ir reflotando los viñedos gracias a una lucha diaria, pero pronto tendrá que enfrentarse a algo más: a un secreto que está a punto de salir a la luz y a la existencia de una maldición.

La casa de Bernarda Alba

De la misma manera, en esta lista de obras sobre las mujeres rurales no podíamos olvidarnos de esta escrita por Federico García Lorca en 1936. El autor granadino dio mucho protagonismo a esas féminas no solo en este libro sino en otros tales como Yerma (1934) o Bodas de sangre (1933).

La misma gira en torno a la vida que en un pequeño pueblo tienen una madre y sus hijas. En concreto, la primera decide que, tras la muerte de su esposo, todas deberán pasarse ocho años de luto, porque así lo establece la moral. Y esa decisión llevará a que cada una de las jóvenes afronte ese pesar de un modo totalmente diferente.

Solo nos queda, desear un ¡Feliz Día de la Mujer Rural!



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.