4 novelas de la Literatura Hispanoamericana


 
Escribí ayer sobre cuatro poemarios indispensables de la Literatura Hispanoamericana.

Continuando con esa línea, hoy traigo cuatro libros de narrativa que considero fabulosos, todos ellos de autores que han sabido modificar de alguna forma el estilo y las tendencias de su tiempo, abrazándose a una escritura revolucionaria, donde la creatividad diera pulso e impulso a sus historias.

 
 

“Entre visillos”, de Carmen Martín Gaite

Entre las novelas más interesantes de Carmen Martín Gaite se encuentra “Entre visillos” que es, además, la obra con la que ganó el Premio Nadal en 1957 y que la consagró como una de las escritoras fundamentales de su generación. La idea principal que circula en esta historia tiene que ver con la vida de las mujeres, condenadas de forma histórica a mirar la vida pasar a través de los visillos, sin poder hacerle frente a la realidad con las armas que ellas consideran que tienen y que pueden desarrollar. En ese sentido es un canto de esperanza para nuestra realidad, una invitación a la liberación y a la búsqueda de la independencia.

Uno de los temas que atraviesa toda la novela es la desilusión. La llegada a la vida adolescente de un grupo de jóvenes, el descubrimiento de la forma en la que se rige el mundo, los sinsabores de la madurez provocan en ellas, sobre todo en Natalia, la protagonista, una sensación de desasosiego impactante. A través de esa desilusión trabaja Carmen para mostrarnos cómo nos acostumbramos a cumplir roles y convertirnos en marionetas de un sistema al que no le importamos.

A través de este personaje, Gaite despacha crítica contra todo el sistema pero sobre todo contra el patriarcado y pese a la tristeza y la melancolía que siempre empapan su estilo podemos encontrar esa fuerza y esa luz propia del discurso de las grandes autoras de la literatura. Sin duda es una novela a la que hay que volver en busca de fuerzas y de esperanza.

“Gran sol”, de Ignacio Aldecoa

Ignacio Aldecoa nos ha dejado fabulosos relatos. Para mí es uno de los mejores cuentistas de España, y sin embargo, ha sabido crear novelas con el pulso propio para este género. En “Gran sol” nos encontramos con la historia interesantísima de un grupo de marineros que se dedican a la pesca. Sus protagonistas Simón, Ventura y Paulino son un fiel reflejo de la vida dura de quienes se dedican a este oficio y también, le sirven al autor para dibujar una amistad no del todo profunda pero sí, sincera.

Entre las cosas más destacables de este libro habría que centrarse en el lenguaje. Y es que Aldecoa tuvo una gran capacidad para escribir de una forma cercana pero no frívola o sosa. Al leer sus diálogos presenciamos una extensa clase sobre cómo deben construirse los personajes y su forma de acercarse al mundo, de experimentarlo y también de explicarlo.

Usando como hilo conductor las inclemencias del tiempo, los humores cambiantes del mal y la rutina aburrida de los días que parecen todos iguales, Aldecoa construye una historia de amistad y supervivencia que está entre las grandes de la Literatura Española. Bebiendo de la narrativa latinoamericana y anglosajona, ha sido capaz de construir una obra compleja, atrapante y profunda que nadie debería dejar de leer.

Cabe mencionar que para escribir esta novela Ignacio Aldecoa compartió una temporada de pesca con marineros del Cantábrico, en la cual pudo ver y experimentar el arduo sacrificio que supone este oficio y la pobreza que lo rodea.

“Bajo el oscuro sol”, de Yolanda Bedregal

Con esta novela Yolanda Bedregal despertó el interés de los lectores al ofrecer una novela de extravagante estructura pero afincada en las inquietudes vitales que nos representan. Es ésta una de las grandes obras feministas de la Literatura Boliviana; la cual ha recibido insuficientes lecturas pese a su irrevocable importancia en el territorio literario latinoamericano. Creo que merece la pena ser rescata, leída, contada, abrazada.

La estudiante Loreto muere asesinada en una manifestación. Su profesor, Gabriño, intenta descubrir qué fue lo que le ocurrió, para ello se apoya en los escritos que la joven dejó. A lo largo de la novela vamos reconstruyendo la vida de Loreto en manos de aquel hombre, y a la vez podemos obtener detalles pictóricos de una Bolivia en crisis. Así, Bedregal nos está ofreciendo una historia personal intensa y una lectura social que podría servir para entender la historia de muchos países latinoamericanos.

“El ángel de la sombra”, de Leopoldo Lugones

Leopoldo Lugones es para mí una de las cosas más bellas que ha dado la Literatura Argentina. Vuelvo a él siempre porque sé que lo que vino después a él le debe la semilla, aunque no siempre se lo reconozca. En el caso de “El ángel de la sombra” estamos frente a una novela maravillosa que trabaja el tema de la existencia sobrenatural, quizá en estos tiempos debamos hablar de los multiversos, pero al igual que en el resto de la obra de Lugones, dejando muchas incógnitas que difuminen los límites entre realidad y fantasía. Valiéndose para ello del misterio, esas fuerzas extrañas, que impregna toda su obra y que tan bien supo trabajar el escritor bonaerense.

La novela se centra en la historia de amor entre un poeta pobre y una joven de distinguida familia y relata las dificultades de la pareja para vivir ese amor. Sin embargo, no será una relación normal y corriente ya que la joven es un tanto peculiar. A medida que vamos avanzando en la historia descubrimos secretos, vértices de la realidad a través de los cuales se ha colado la fantasía, y todo eso nos hace dudar, no sólo durante la lectura sino al cerrar la novela. Porque leer a Lugones es ver transformada tu realidad y tu forma de mirar el mundo.

¡Sin duda estas cuatro novelas de la Literatura Hispanoamericana no deberían faltar en la biblioteca de ningún amante de la buena narrativa! ¡No te las pierdas!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.