“Las fuerzas extrañas”, de Leopoldo Lugones

"Las fuerzas extrañas", de Leopoldo LugonesA raíz de la lectura del maravilloso libro “Mitos y arquetipos de Las fuerzas extrañas” de Pilar Lindes, he vuelto al viejo escritor argentino. Lo mejor para apreciar un libro es comprender los hilos sobre los que se encuentra suspendido, por eso estas lecturas; precisamente la relectura de “Prometeo” y “Las fuerzas extrañas”, era indispensable para sacarle todo el jugo a aquel maravilloso ensayo publicado por la Universidad de Málaga y cuya reseña publicaré en cualquier momento.

Releer es una experiencia que siempre pone ante nuestros ojos el asombro; toda relectura siempre es una primera lectura en cuanto a que nos ofrece la posibilidad de encontrarnos con detalles a los que no les habíamos prestado atención. Aquí van unos mínimos apuntes de “Las fuerzas extrañas” que les recomiendo (el libro, claro) con creces.

Entre realidad y ocultismo

Lugones fue un hombre interesado por las ciencias ocultas. Su gran conocimiento de las culturas antiguas y de los mitos y sus investigaciones en torno a la ciencia le permitieron llegar a interesantes conclusiones para aunar el límite que divide realidad y misterio.

En “Las fuerzas extrañas” nos encontramos con un Lugones que no se decide a aferrarse a la realidad; que se hace una y otra vez las mismas preguntas en torno a lo que existe y por qué, y que busca respuestas que le permitan entender la esencia de la vida y la materia.

Un inventor que crea una máquina que es capaz de atrapar el sonido y con él puede desintegrar cuerpos enteros. Un ambiente apocalíptico provocado por una repentina lluvia de cobre incandescente que va destruyéndolo todo a su paso. Un viajero que llega a la casa de un hombre que se ha desconectado del mundo a causa de un nocivo mal que le acomete (un relato, por cierto, que aborda de forma impresionante el concepto de doble fantasmagórico). Un joven que encuentra con un escuerzo y lo asesina y que más tarde será avisado de las consecuencias que dicha fechoría puede traerle a su vida. Estas son algunas de las historias que narra Lugones en este libro. Una serie de personajes construidos con especial precisión que se enfrentan a situaciones complicadas que se encuentran a medio camino entre la realidad y el misterio.

"Las fuerzas extrañas", de Leopoldo Lugones

Estructuras que hablan por sí mismas

Al margen de las historias que son en sí mismas un inmenso canal por el que se cuelan imágenes alegóricas y razonamientos extraños, la estructura de este libro colabora con la comprensión de lo que le interesaba a Lugones del misterio.

Son doce relatos que sirven para plantear una auténtica teoría del cosmos. Es curioso que sean 12 y no 13 ni 11. Mientras que el 10 era el número que los Pitagóricos relacionaban con la perfección, el 12 era el número sagrado, el que se encontraba ligado al origen y final de todo lo creado y el que tenía respuestas a todo.

A través de esta estructura Lugones nos ofrece un artilugio bien diseñado, como los inventos que forman parte de algunos de los relatos de este libro, y nos invita a adentrarnos en el misterio, a repensar aquellas cosas que creemos obvias y a dejarnos tentar por la posibilidad de que la realidad se transforme de un momento al otro.

"Las fuerzas extrañas", de Leopoldo Lugones

La tensión en una prosa única

Con una prosa única que deja en evidencia las grandes aptitudes de Lugones no sólo para la poesía sino también para crear una narrativa absolutamente cercana y poética y, sobre todo, alegórica que no carece de los argumentos precisos para el género que abrazan, este libro nos va atrapando lentamente hasta impedirnos dejarlo; sobre todo si somos propensos a fascinarnos con las historias de misterio.

La tensión es otro de los elementos que Lugones maneja a la perfección. Los cuentos tienen una estructura de desarrollo lento pero que, sin darnos cuenta, va generando en nosotros un cierto nerviosismo: ese deseo de saber qué ocurre en realidad. Y cuando creíamos saberlo todo, ocurre lo extraordinario que cambia las tornas del relato y nos deja con más preguntas que respuestas.

En esta obra, compuesta con rigurosidad y empeño nos encontramos con una serie de historias capaces de cambiarnos la perspectiva. Sólo hace falta volver a mirar, como en las relecturas, y darnos cuenta de que había un pequeño rincón en el que no habíamos posado nuestras pupilas. Y ahí, justo ahí, el misterio, el aleph, la puerta que se abre y un mundo nuevo que parece volverse visible y demostrable. Prontito, la reseña del libro de Lindes que espero les fascine tanto como a mí. Mientras tanto, ¿leemos a Lugones?

"Las fuerzas extrañas", de Leopoldo Lugones

Comentarios2

  • Pepita Fernández

    Muy buen artículo

  • Ramon33

    Querida Thes: estoy pendiente de tus letras...Gracias!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.