“La gesta del marrano” de Marcos Aguinis

Muchos son los libros que me han cambiado. Y lo más curioso de todo es que en generalmente los que mejor lo han conseguido son aquéllos por los que yo no habría apostado tanto. Tal es el caso de “La gesta del marrano” de Marcos Aguinis, que se suma a nuestro ciclo del Desván de los Libros Perdidos. Durante mucho tiempo lo mantuve olvidado, pero al volver a leerlo he recordado lo importante que fue en su momento para entender el mundo que me rodeaba y darme cuenta de que había vida más allá de los márgenes.

Ser judío durante la Edad Media

Cuando leí “La gesta del marrano” de Marcos Aguinis estaba comenzando a cuestionar alguno de los mandatos que con tanto rigor me habían inculcado mis padres: en un entorno ultrareligioso donde todo aquello que se saliera de lo dictado por la santa inquisición, digo la santa iglesia, era tomado como peligroso, poco recomendable y podía valerme además de un severo reto, la desaprobación. Porque eso es lo que más “educa” cuando uno es niño: la frustración en los ojos de los padres cuando queremos hacer algo distinto, eso nos marca y nos lleva a sufrir enormemente ese camino de búsqueda interior. Volar es enemistarte con tus padres.

Y sobre eso trabaja Marcos Aguinis en este libro, sobre la búsqueda de la libertad, en un estado criminal que condena a aquellos que viven su espiritualidad de otra forma. Se trata de una historia que transcurre en el Virreinato del Perú, durante el siglo XVII, y narra la historia de un médico de origen judío que es perseguido por la Inquisición por profesar un discurso a favor de la libertad de expresión y de conciencia. Durante toda la historia, este personaje rebelde, le sirve a Aguinis como puerta de entrada para dejar en evidencia las injusticias cometidas durante el colonialismo y para dibujar de forma detallada los mecanismos de opresión y censura que existían en América durante la época colonial.

“La gesta del marrano” comienza con la imagen de la familia Maldonado, que huyendo de la persecución a la que se estaba sometiendo a los judíos en Europa se exilian en América, fingiendo ser una familia tradicional católica. Francisco, el hijo menor de la familia es uno de los personajes principales, que vive todo ese viaje desde dentro y que va descubriendo ese mundo que parecía nuevo, y lo descubre tan podrido como la tierra que acaban de abandonar. La vida no es nada perfecta. El padre es encontrado por la Inquisición y ajusticiado junto a otro de los hermanos. Francisco se queda a vivir con su madre y crece viendo cómo los servidores de la iglesia cometen contra ellos toda clase de injusticias y crueldades.

Otra época, las mismas injusticias

El nombre del título tiene que ver con la forma despectiva en la que se denominaba a los que no eran católicos en aquella época. Era un insulto usado por los españoles para referirse tanto a judíos como a musulmanes que aunque a simple vista se hubieran convertido al cristianismo, en la intimidad continuaban manteniéndose fieles a sus propias creencias. Durante la Edad Media los marranos eran perseguidos, ajusticiados en circunstancias nada civiles. Perdían todos sus derechos, sus propiedades iban a parar a la iglesia o el estado, que en aquel entonces era la misma cosa.

Y no sólo nos ofrece una historia comprometida y entretenida sino que nos permite descubrir a un escritor detallista y preocupado sobre todo por permitirnos un viaje a través del tiempo. Si bien con mis doce, cuando lo leí por vez primera, tenía una gran facilidad para viajar a través de la lectura; siendo en muchos aspectos un libro que podría ser denso para una lectora de esa edad, no me lo pareció en su momento. No sólo lo disfruté muchísimo sino que estuve hablando sobre él durante bastante tiempo. Para pesar de mi padre. Ahora que he vuelto, el impacto de la escritura de Aguinis ha sido menor, aunque ciertamente me ha vuelto a parecer una historia necesaria. Sobre todo creo que es importante reflexionar en torno a lo que la Inquisición ha hecho fuera de Europa, que ciertamente también ha sido crudo, demencial y criminal. Los crímenes de lesa humanidad de América no comenzaron durante las dictaduras militares.

Es esta una novela que te hace sentir la impotencia frente a los abusos de poder y la violencia estatal. Sin duda se trata de un libro que todos deberíamos leer por eso no quería que faltara en nuestro Desván de los Libros Perdidos. ¡No te lo pierdas!

 



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.