Historias de colonias españolas por Olga Merino

Olga Merino nació en octubre de 1965 en Barcelona. Es una apasionada de la historia y el periodismo, al que se dedica desde hace muchos años, habiendo trabajado de enviada especial en Rusia y Reino Unido.

Su primera novela fue «Cenizas Rojas» la cual fue muy bien recibida por el público, y cuando pocos años después publicó «Espuelas de papel«, su éxito ya fue irrefutable, siendo traducida al inglés, italiano y neerlandés.

Su última novela es «Perros que ladran en el sótano» y transcurre en el período español de las colonias y el franquismo. En ese ambiente, Ambrosio, un joven homosexual, debe aferrarse a la vida negando sus verdaderos deseos por la gran represión que existía especialmente para ellos en esa época.

Los perros de Merino

La tercera novela de Olga Merino se desarrolla en un período de la historia al que poca bolilla se le da, la del protectorado de España en Marruecos, una etapa fundamental para comprender la historia de este país.

La familia Rodiles, vivía en Tetuán, al norte de Marruecos, un territorio seco, pobre, inhóspito. Ahí nació Anselmo, el protagonista, cuyos padres tenían una zapatería donde fabricaban calzado para el ejército y piernas postizas. Allí Anselmo conoció la crueldad, la severidad de un padre y la agonía de una madre que soportaba lo que parecía insoportable.

La obra comienza presentando a este Anselmo, muchos años después, recordando aquellos años previos a la independencia Marroquí, su todavía enojo mal disimulado contra su padre. A simple vista parece un hombre turbado, atado a recuerdos que le conmueven todavía y culpando a su padre de la muerte de la madre, unos 30 años antes.

La novela se encuentra dividida en dos partes, que coinciden con dos períodos claros de la historia de España: la Guerra Civil y la transición, y ambas partes tienen un tinte particular.

En la primera, la ilusión, la lucha, el deseo son claras protagonistas y en la segunda puede notarse la melancolía, el dolor y la tristeza profunda, esos olores que quedan flotando en el aire cuando se acaban los bombardeos, los seres que amamos y que se fueron para siempre o que se los llevaron, y la devastación que deja toda guerra.

Dijo Merino:

Dictadura y homosexualidad

Al leer esta obra nos encontramos con una historia de desarraigos y dolores profundos que se se enquistan pero que no llegan a hacer el suficiente daño como para impedir la vida.

Algo que me ha parecido especialmente significativo es la imagen del dictador (su antes y su después), analizando la figura del padre de Ambrosio. Al principio era un hombre autoritario y ultra conservador que hacía y obligaba a hacer siempre lo que él deseaba, sin importar los deseos individuales de cada miembro de la familia.  Muchos años después, al llegar a la vejez, ese mismo hombre está absolutamente desprotegido y desmemoriado, incapaz de valerse por sí mismo ni de decidir nada. Creo que es interesante este símbolo, aún los dictadores caen; no sólo porque todo tarde o temprano se termina, sino porque las verdades siempre afloran y dejan a los seres déspotas al descubierto, sin poder esconder más sus acciones desdeñables.

Además se puede hacer una lectura sobre la situación de los homosexuales en el franquismo, quienes debían conformarse con relaciones sórdidas y hasta peligrosas, condenados a vivir en un submundo. Una época donde el machismo no tenía vergüenza de verse reflejado y todos parecían partidarios del mismo, la propia autora expresa que una frase común de ese entonces era «prefiero ver a mi hijo muerto que maricón«.

Una etapa en la que incluso se les condenaba a aplicaciones de electrochoques con el fin de curarlos o salvarlos. En ese infierno inmerecido, personas como Anselmo Rodiles se ven obligados a ocultar su verdadera esencia para salvar el pellejo. Los perros que ladran en el sótano son todos esos hombres y mujeres que deben verse a escondidas, que deben manifestar su verdadero yo, sus deseos más profundo en el sótano, ese lugar seguro, donde están casi convencidos de que no serán descubiertos, como si hubiera algo malo en ellos. ¡Es lamentable pensar que este elemento en la obra de Olga no pertenece a la ficción!

El coraje en el sótano

La autora expresa que no todo en esta obra es oscuridad como de sótano, que también hay tintes de vida, porque Anselmo no es una persona autocompasiva, sino que lucha por algo, ser artista, y lo consigue. Si bien sus logros no son como realmente esperaba y debe malvivir en una compañía de teatro de mala muerte, al menos hace lo que siempre deseó. Es una novela de perdedores, pero de perdedores que tienen dignidad y sobre todo coraje, es lo que nos asegura Olga.

Y Olga Merino también tiene coraje, no sólo porque se atreve a meterse en un terreno de la historia pocas veces mencionado, sino porque además lo hace desde un punto de vista delicado. Si ya la vida era difícil en aquel entonces para cualquier persona, ¡cuánto más no lo sería para los homosexuales! pero los libros de historia no mencionan esto porque estos tópicos suelen dejarse a un costado, posiblemente porque ni siquiera al día de hoy las leyes son parejas para todos y la vida de los homosexuales continúa teniendo sus dificultades.

Porque nos decimos sociedades abiertas y libres, pero en el fondo no lo somos, seguimos permitiendo el desprecio, la tortura y la censura y no hacemos caso de las verdaderas realidades que gritan desde el sótano. Nuestros sótanos son más glamourosos pero continúan estando atiborrados de personas a las que no se les deja ser ellas mismas.

Mientras continuemos abalando costumbres antañosas y repitiendo frases pronunciadas desde el siglo XV, continuaremos siendo sociedades con miles de sótanos, reducidas, incapaces de comprender al resto de las personas que no comparten nuestra forma de pensar, de vivir, de sentir y de amar.

Indudablemente esta novela que sucede en otro tiempo es perfectamente válida para hacer un análisis de nuestras sociedades hoy en día, algunas décadas más tarde. No dejen de leer a Olga Merino, su claridad y su buen gusto para describir a los personajes y las historias, te ayudarán a entender más tu propia realidad.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.