Contra la violencia machista, 3 novelas de escritoras

En estos días difíciles y rudos para las mujeres pienso que la mejor rebelión que puedo emprender desde este pequeño rinconcito para un mundo que despide odio y sexismo es recomendar tres libros maravillosos que me han marcado. Sin duda leer no nos salva de convertirnos en aquello que más tememos, pero puede servirnos para analizar cada una de nuestras acciones y discernir a cada paso si vamos en la dirección que deseamos.

He escogido tres libros escritos por mujeres españolas en los que la violencia machista se deja ver y genera todo tipo de circunstancias dolorosas y nauseabundas para las protagonistas. Vivimos en tiempos de cambio, espero, y por eso creo que más que nunca debemos reflexionar en torno a aquellas cosas que tenemos tan normalizadas en nuestra vida y que pueden ser contundentes canales hacia el desperdicio o las alarmas adecuadas para reacomodarnos en la huella que deseamos como individuos y como sociedad.

1- “La voz dormida”, de Dulce Chacón

La primera novela es “La voz dormida” de Dulce Chacón, una historia que nos lleva a la España de la Posguerra y nos narra la vida de un conjunto de mujeres que han sido asediadas psicológicamente y que se encuentran en situaciones de absoluta desprotección; sin embargo, a medida que avanzamos en la lectura descubrimos que tienen una fuerza y una garra inigualable, y será esa valentía y la idea del futuro lo que las ayude a salir adelante.

Con esta historia, Dulce nos ofrece una instantánea sobre esa España en la que las mujeres, fundamentales en la economía familiar en esos (y en todos) tiempos de crisis debían enfrentar toda serie de momentos dolorosos y violentos. A través de la lectura vamos conociendo la triste vida a la que muchas mujeres republicanas fueron condenadas en la cárcel de las Ventas de Madrid y podemos entender las causas que las llevaron a ser quienes son.

Entre las cosas más interesantes de esta novela quiero resaltar la forma en la que nos presenta a Hortensia, a Tomasa y a Reme; Chacón describe con lujo de detalle la la estructura emocional de estas mujeres y nos ayuda a empatizar con ellas. Sin duda, es esta una obra muy recomendable para conocer la otra cara de la guerra: la vida de las mujeres que participaron en ella, y que la historia ha olvidado o ignorado.

2- “Los pazos de Ulloa”, de Emilia Pardo Bazán

Ya he recomendado esta obra en el ciclo del Desván de los Libros perdidos pero no querría dejarla fuera de esta mínima selección. Pardo Bazán es una de las escritoras españolas imprescindibles del feminismo español.

Entre sus principales aciertos se encuentra la forma en la que ha sabido trabajar un tema fundamental a la hora de reflexionar sobre nuestra posición en el mundo, la tradición. Sus obras, que nos llevan al paisaje gallego, nos invitan a reflexionar sobre el peso que las costumbres suponen para la libertad de las mujeres. En el caso de “Los pazos de Ulloa” conocemos a varias mujeres que viven sometidas a las convenciones, lo que les impide ser verdaderamente felices.

Otro elemento recurrente en la obra de Pardo Bazán es la maternidad como nudo que obstruye el vuelo y condena a las mujeres. En esta novela, sin ir más lejos, tenemos a Nucha, que al quedarse embarazada pierde todo su atractivo físico para su esposo, que se va detrás de otra mujer y la abandona con el niño recién nacido.

Esta es otra novela interesantísima para reflexionar en torno a la violencia social contra las mujeres, en un mundo en el que lo convencional tiene más peso que la libertad y el deseo.

3- “Te trataré como a una reina”, de Rosa Montero

“Te trataré como a una reina” de Rosa Montero (recientemente galardonada con el Premio Nacional de Las Letras) es la tercera obra que he escogido. Si bien hay muchas otras de la autora madrileña que podrían formar parte de esta lista, a esta le tengo un cariño especial. La edición que tengo es viejísima, y la conservo con especial cariño porque la conseguí de casualidad, y la leí en el momento en el que necesitaba hacerlo. Con las novelas de la Montero me ha ocurrido eso: de encontrarlas (o de encontrarme ellas) en los momentos indicados. ¿¡A que es bonito que nos pasen cosas así con los libros!?

En esta novela conocemos a Bella, un personaje sombrío pero también con una vitalidad extraña. Es una de las jóvenes que habitan el Desiré, un local de música y divertimento, por el que también se pasean Paco, Antonia y Damián; todos ellos diferentes pero cercanos en un punto: su incapacidad para hacer realidad sus deseos. Todos ansían convertirse en personas alegres y felices pero sienten que han nacido besados por la desgracia, que los lleva a arruinar los buenos momentos o a simplemente ser incapaces de buscarlos. Y al final de la página, la soledad siempre cercana, siempre inalterable.

La violencia es también en esta historia un elemento importante, al igual que lo son las convenciones. ¿De dónde surge la incapacidad de alguien para buscar su bienestar? ¿Somos realmente inadaptados o son las circunstancias de la vida las que nos llevan a convertirnos en seres huraños e inalcanzables incluso para nosotros mismos? Estas son algunas de las preguntas que se desprenden de esta lectura, que es otra de las necesarias novelas de Rosa.

Comentarios1

  • Rapsodico

    En esta ocasión he leído dos de tus tres recomendaciones. Salvo "Los pazos de Ulloa" las otras dos novelas suscribo todas y cada una de las palabras en las que las describes. Esperemos que las lecturas nos hagan, al menos, más sensatos. Un abrazo, Tes.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.