“El bosque del fin del mundo”, de William Morris

"El bosque del fin del mundo", de William Morris

Hoy les traigo otro texto para nuestro desván de los libros perdidos. Recuperamos en esta oportunidad otra fabulosa historia de fantasía que estoy segura muchos de ustedes conocerán y habrán leído con devoción en la infancia. Se trata de “El bosque del fin del mundo”, de William Morris.

Sin precedentes pero con futuro

“El bosque del fin del mundo” es una fabulosa historia para acercarnos al universo de Morris. Percibimos a un autor entregado, detallista y sobre todo, apasionado de los temas medievales y de los universos fantásticos. En este libro hay una cuidadosa construcción de un paraíso que sirve tanto para disfrutar como para aprender, como es el caso de aquellos que deseen decantarse por la escritura introduciéndose en este género. Por otro lado, a la vez que descubrimos una preciosa historia nos encontramos con un autor que no duda en mostrarnos la importancia de construir y luchar por sociedades justas y de colaborar a través del arte por difundir ideas de justicia e igualdad.

“El bosque del fin del mundo” es una novela de fantasía publicada por el escritor William Morris de origen inglés en 1884 que consiguió una gran popularidad debido a la gran habilidad de su autor por construir un universo mágico creíble que trascendería su tiempo y se convertiría ineludiblemente en un referente de la literatura fantástica. Cabe señalar que fue una de las primeras novelas del género en la que se encontraba plasmado un universo mágico en el que habitaban enanos, doncellas, hadas y otros seres misteriosos y que se convertiría en una precursora de las grandes obras que habitarían el género.

Walter Morris fue un apasionado artista que se acercó a diversas disciplinas; tal es así que se interesó por la pintura, la arquitectura, la poesía y el pensamiento utópico y que permitió que todas las artes invadieran su vida y su escritura. Todo este bagaje se ve reflejado en esta novela donde nos encontramos con un viaje a través de un universo mágico lleno de seres auténticos y particularmente interesantes; ¿habría sido posible la concepción de un mundo tan homogéneo sin el placer por el disfrute y el interés en varios aspectos de la creación artística?

“El bosque del fin del mundo” es una novela sin precedentes que influyó en muchísimas otras que vendrían más tarde, tales como la mayoría de las obras de Robert E. Howard, H.P. Lovecraft y J.R.R. Tolkien.

"El bosque del fin del mundo", de William Morris

La traición y el viaje de Golden

En esta novela nos encontramos con Golden Walter que ha sido traicionado por su esposa con quien lo único que lo une es un matrimonio infeliz y soso.

Al descubrir esta traición Walter decide partir, para eso le comunica a su padre que partirá en uno de los navíos que la familia utiliza para navegar puesto que quiere conocer el mundo. Su padre se resiste un poco pero finalmente acepta la decisión del joven y le da su permiso.

Cuando está en camino recibe el aviso en uno de los puertos que visita de que su padre ha muerto. Y se enterará que su esposa junto con su familia estuvieron involucrados en la misteriosa muerte de su progenitor. Decide volver a casa para resolver la situación pero algo sucede en el viaje de vuelta.

De una forma extraña Golden termina en un país extraño: una tormenta poco común lo transporta de su reino a un universo lleno de criaturas mágicas donde hay un castillo encantado. Allí descubrirá a una doncella y comenzarán juntos un viaje a través de ese mundo extraordinario.

"El bosque del fin del mundo", de William Morris

William Morris y el arte medieval

William Morris nació en 1834 en Walthamsow (Reino Unido) y falleció en 1896 en Londres. Apasionado por la cultura medieval se postuló en contra de la producción industrial en el mundo de las artes, uniéndose a la Hermandad Prerrafaelita que luchaba por retornar al cultivo del arte al modo medieval, es decir donde el elemento artesanal fuera fundamental. Dentro de los aportes de Morris al mundo del arte cabe destacar su recuperación de ciertos elementos de la época medieval tanto del arte arquitectónico como de ciertos objetos literarios (textos y pinturas de esa época) y su constantes guiños a esta época en su creación literaria.

Tal era su pasión por este período histórico que para muchos esta novela es un pintoresco homenaje a las novelas de caballería de la época medieval que tanto gustaban a Morris; estas características por lo visto pueden apreciarse sobre todo si leemos la versión original en inglés donde el autor hace un uso elegante de un inglés medieval; además, al igual que en estas historias hay una trama llena de recovecos y detalles truculentos.

Hace poco tiempo rescatamos en el desván de los libros perdidos la obra de Dunsany titulada “La hija del rey del país de los elfos” ¿Sabían que muchos lectores han declarado que es una de las tantas novelas que homenajean esta novela de William Morris?

"El bosque del fin del mundo", de William Morris

Comentarios1

  • Rapsodico

    Otro título a la lista de pendientes. Gracias por traernos a la memoria tan maravillosas obras, Tes. Un abrazo.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.