Algunas palabras que no usamos correctamente

Algunas palabras que no usamos correctamenteHoy les traigo otro artículo con algunos consejos para ciertos términos que no solemos utilizar del todo bien. Espero que les sean útiles.

Hebreo no significa israelí

No es raro encontrarse con el término hebreo utilizado como sinónimo de israelí, no obstante es incorrecto. Hablemos un poco sobre ello.

El término hebreo puede utilizarse como sinónimo de israelita o judío en un sentido histórico, cuando se hace referencia al Antiguo Pueblo de Israel; también es razonable utilizarse como sinónimo para referirse a aquellas personas que profesan el judaísmo o que viven en un entorno cultural judío.

No obstante, no es correcto utilizar hebreo para referirse a las personas que actualmente moran en el Estado de Israel, para eso ya existe un término propio: israelí cuya religión, lengua y origen es diferente a la de los hebreos. También si queremos referirnos a las instituciones políticas o estatales de esta región debemos utilizar el término israelí y no hebreo.

Pese a ello no es raro encontrarse en los medios de comunicación un mal uso de estos términos. Les dejo un ejemplo extraído de la página de Fundación del Español Urgente para mostrar este error.

Incorrecto:

Correcto:

Algunas palabras que no usamos correctamente

Cuando el imperativo se parece al infinitivo

En nuestro idioma ciertas construcciones se han vuelto sumamente cotidianas y conllevan errores gramaticales muy grandes. Uno de ellos es el uso del infinitivo en oraciones con carácter imperativo. Si bien es cierto que muchas veces el verbo en infinitivo puede encontrarse en oraciones imperativas, son casos excepcionales, en todas las demás circunstancias es incorrecto.

Se considera incorrecto utilizar la forma acabada de los verbos en -r para la segunda persona del plural (niños, callar; callaros, niños). Sin embargo, en ciertas situaciones se acepta el uso del infinitivo con valor imperativo, cuando la construcción verbal va precedida de a. Por ejemplo ¡A callar! No obstante, es importante decir que este uso se acepta cuando se emplea para efectuar órdenes a un número inconcreto de interlocutores; también se permite el uso imperativo para referirse a órdenes generales a un público en general. Por ejemplo ¡No tocar!

Dicho todo esto, es importante tener presente que jamás podemos utilizar el infinitivo como imperativo en otras situaciones. Y, termino con un ejemplo bien concreto y habitual en nuestro habla, también extraído de la Fundación del Español Urgente, página que una vez más les recomiendo.

Incorrecto:

Correcto:

Algunas palabras que no usamos correctamente

Diferencias entre inhabilitar y deshabilitar

Entre los significados de los términos inhabilitar y deshabilitar existe un pequeño matiz que conviene tener presente antes de utilizar uno u otro.

Se utiliza el verbo inhabilitar para referirse a una situación en la que alguien ha sido declarado inhábil o incapaz para cumplir con las obligaciones que entraña un cargo público, civil o político. También para decir que alguien está imposibilitado para hacer algo.

El verbo deshabilitar, en cambio, se utiliza mayormente en el ámbito de la informática como sinónimo de desactivar. Es un término tomado del inglés que también se ha extendido a otros ámbitos, y que muchas veces se utiliza como sinónimo de inhabilitar; no obstante, es importante que sepamos que esto es totalmente incorrecto.

El término deshabilitar no se recomienda en ninguna situación, prefiriéndose en su lugar otros vocablos españoles como desactivar, inutilizar, cancelar o detener.

 

Algunas palabras que no usamos correctamente

Acentos en partículas dependiendo de su significado

Por último hablaremos de dos partículas que a veces pueden ir acentuadas y otras veces, no. Se trata de los monosílabos mi, mí, si y sí.

Cuando la partícula mi se utiliza como pronombre personal debe ir acentuada. Ejemplo: “¿Estás hablándome a mí?“. Pero cuando se trata del adjetivo posesivo o de la nota musical debe escribirse sin tilde. Ejemplos: “Mi casa es un caos” o “El mi sobreagudo no me salió tan nítido porque estaba un poco engripada“.

En lo que respecta al monosílabo si; debe escribirse con tilde cuando se trata del pronombre reflexivo, el sustantivo que expresa aprobación o el adverbio que expresa afirmación. Ejemplos: “Hablaba para sí mismo“, “Sí, ya te lo he dicho“, “Mi hermana me dijo que sí, que vendría el viernes“. Por otra parte, cuando se trata de la conjunción o cuando hace referencia a la nota musical, debe escribirse sin tilde. Ejemplos: “Si puedes venir, te lo agradeceré“; “Natalie Dessay llega al si sobre agudo con una facilidad impresionante“.

Y hasta aquí, nuestro aprendizaje sobre formas gramaticales y expresiones recomendadas en nuestro idioma. Muy pronto seguiremos indagando sobre otros detalles interesantes.

Algunas palabras que no usamos correctamente

Comentarios1

  • Rapsodico

    Como siempre, un placer leer estos artículos tan ilustrativos. Un abrazo, Tes.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.