Poemas en el Día de San Valentín

San Valentín ha llegado y muchas parejitas están festejando este día. De gustos no hay nada escrito pero a decir verdad no entiendo mucho este tipo de festejos, pero como en general a la mayoría de las personas si les gusta este día, he pensado que lo mejor era acoplarme y regalarles algo que pueda gustarles en el día de los enamorados. Y ¿qué mejor obsequio que compartir un poco de poesía, más precisamente, hablar de los poetas más románticos que han existido?

Versos surgidos de la frustración

Si buscas en Google importantes autores que hayan hablado del amor, aparecen Gustavo Adolfo Bécquer, Pablo Neruda, Francisco de Quevedo y Federico García Lorca.

Me pregunto qué pensarán ellos si se enteran de que han sido ubicados en la categoría de versos de amor, quienes han sabido dar tantos consejos sabios sobre cómo tratar al ser amado ¿han sabido ponerlos en práctica en su vida? Posiblemente no, y esto es lo que les llevó a escribir. Porque generalmente escribimos desde las falencias, desde donde ya no vemos, no oímos, para que otros puedan hacerlo.

¿Por qué digo esto? Pues tan sólo tengan en cuenta que Bequer fue abandonado por su esposa, Neruda estuvo involucrado en repetidas ocasiones en el desengaño, Quevedo era un misógino, posiblemente homosexual que no soportaba sus deseos y Lorca destinado a enamorarse de los hombres equivocados. Cuatro hombres que han sabido mucho de los sentimientos del amor pero muy poco de lo que produce el ser correspondido.

El amor de Gustavo Adolfo Bécquer

Este poeta sevillano nacido en 1836 es uno de los autores más afamados en lo que respecta a poesía amorosa y ha dejado versos alucinantes sobre el amor y la belleza que encierra en contar con un ser a quien amar y cuidar. Sin embargo ¿por qué en sus poesías las mujeres siempre son morochas, estilizadas, puras, esbeltas…? ¿cuántas posibilidades hay de encontrar una mujer así en la vuelta de la esquina?

El ideario de mujer de Bécquer era claramente una utopía. Deseaba un alma que ocupara el espacio que cuando tenía 5 años había dejado vacío su madre. Una de las musas que inspiraron la poesía de Bécquer fue Elisa Guillén. Un amor que fracasó cuando ella lo abandonó en 1860, relación de la que surgieron tristes poemas.

Pese a que se casó con Casta Esteban y tuvieron tres hijos, nunca se sintió a gusto en aquella relación. Nunca fue feliz y se refugiaba en la compañía de su hermano Valeriano, en la poesía y la pintura. En 1868 cuando Bécquer perdió su trabajo, su esposa lo abandonó.

Las rimas de Bécquer son un canto a ese amor que anheló y jamás pudo tener.

Los engaños de Pablo Neruda

Otro poeta de los versos románticos es Neruda, nacido en Chile en 1904, pero sus historias amorosas no fueron tan diferentes que las del sevillano. Los dos amores de su vida fueron Delia del Carril y Matilde Urrutia, para quienes dedicó extensos versos.

Neruda se casó en 1930 con María Antonieta Hagenaar; mientras vivían juntos Neruda se enamoró y mantuvo una relación apasionada con Delia del Carril, por la que años después dejó a Antonieta, una verdadera traición amorosa.

A Neruda lo que le atrajo de Delia, a quien llamaba “la Hormiguita”, porque era una mujer activa, soñadora, hermosa y alegre. Con ella estuvieron juntos muchos años, unidos por amor intenso.

Al tiempo conoce a Matilde Urrutia, de quien se enamora también perdidamente. Mantiene durante años esa doble relación, a escondidas de Delia. Cuando construye su casa en Isla Negra, esta se convierte en el destino perfecto para huir con esta amante. Allí viven momentos plenos de felicidad, hasta que Delia se entera del engaño.

Con Matilde estuvo unido durante muchos años, hasta el momento de su muerto en 1973. Aunque según se sabe, posteriormente también la engañó con una sobrina de ella, Alicia, que realizaba tareas de la casa en Isla Negra. Supuestamente es a ella a quien le dedica la obra “La espada encendida”. Cuando Matilde se enteró se puso furiosa y le exigió que se mudaran. Fueron a Francia, donde Pablo se desempeñó como embajador. De todas formas, se dice que Alicia y Pablo continuaron viéndose y que incluso ella estuvo presente cuando Neruda falleció en la clínica Santa María.

Como dice el dicho “traición con traición se paga“, así todas las mujeres que hicieron de victimarias, se convirtieron en víctimas de sus propios actos.

Ahora me pregunto ¿Tener que esconder sus sentimientos más profundos, engañando a su esposa de turno, no es acaso un síntoma de infelicidad? Posiblemente lo comprendido que decía sentirse por sus esposas, no era tan así, y no fue capaz de propiciarse en sus vidas ese amor tan necesario para respirar.

Poeta por excelencia, amores rotos

Federico García Lorca es otro ejemplo de poetas que han sabido ganarse el protagonismo en cientos de conquistas y que, sin embargo, no ha tenido grandes éxitos en sus relaciones amorosas. Los amores de Lorca tenían características físicas en común: ser morenos, altos, jóvenes y atléticos, y otra cosa, que no pudieron corresponder ese amor que desbordaba el alma del poeta.

Fueron cuatro los hombres fundamentales en la vida de Lorca: Salvador Dalí, Emilio Aladrén, Eduardo Rodríguez Valdivieso y Rafael Rodríguez Rapún. Todos ellos colaboran con la impresionante obra de Lorca, permitiendo versos fogosos, llenos de sentimientos y aquellos dramas oscuros de los que se halla teñida su poesía.

Según el biógrafo Ian Gibson el amor más desgraciado de Lorca fue el que sintió por Dalí porque este no le correspondió; por su parte sobre el amor Aladrén existen serias divergencias, algunos opinan que era un “trepa” y que sólo buscaba unirse a él por el arte salía de sus manos.

El que más fascinado estuvo por Lorca fue Rapún, quien pese a no ser homosexual y del que se estima que Lorca también estuvo apasionadamente enamorado. Fue su secretario y permanente acompañante. Cuando expulsaron a Rafael de La Barraca, Lorca se fue con él y abandonó incluso México por seguir a su lado.

Los amores de Lorca, dejaron una huella oscura en él, cabe aclarar que ni siquiera contaba con el apoyo de su familia quienes negaban la sexualidad del poeta, de todas formas posiblemente gracias a sus tristes experiencias es que pudo escribir la poesía más hermosa de la España del siglo XX.

La paradoja de Quevedo

Por último cabe mencionar a Francisco de Quevedo, cuyas poesías de amor son las primeras que surgen al desear conquistar a alguien, esto resulta muy paradójico, teniendo en cuenta que Quevedo no tuvo una relación que lo llenara y que, de hecho, se dice que era misántropo y misógino.

¿Quién era Francisco de Quevedo en realidad? Siempre estaremos rodeados por la duda. Sus sátiras no expresan quién era ciertamente; aunque a juzgar por su fijación por el poeta Luis de Góngora, a quien le dedicó uno de sus más famosos poemas satíricos “A una nariz”, cabe dudar de sus inclinaciones sexuales, a las que no podía oír porque no quería pecar. Sumado a esto sus versos de amor hablan siempre de relaciones ideales, imposibles, llenas de colores rosados pero tan impracticables, basta leer los dedicados a Dámaso Alonso, una mujer que se sabe a ciencia cierta que no fue real.

Si sentía Quevedo atracción por otros hombres, no lo sabremos, tampoco si era tan infeliz como intuimos que fue, pero nos ha dejado preciosos versos y es eso lo que hoy nos importa.

Espero que pasen un hermoso día de San Valentín y que regalen mucha poesía a sus seres amados. Les dejo una preciosa de Neruda para disfrutar.

Comentarios2

  • lyi roseblue

    Muchisimas gracias por tan buena ilustraciòn y creo que es magnifica oobserbacìon de estos sentimientos de poetas y su vida en amores no tan afortunada en ocasiones .
    sera esto pues bnas musas ??...
    creo yo que si aùn por experincia propia.
    JEJE GRacias y por el video genial!

    mis mejores deseos en es te dìa y siempre 14 feb 2o12
    lyip rose blue muas :D

  • Elsy Alpire Vaca

    Bellísima presentación sobre famosos poetas que viven hasta hoy, sin embargo mortales como cualquier persona dejaron sus historia personal, tan común como de cualquier otra. Buenísimo el homenaje en honor al día de san Valentín. Muchas gracias.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.