John Donne

El género de la poesía abarca numerosas subcategorías, algunas más conocidas que otras. Dentro de ella se puede reconocer, por ejemplo, a la denominada poesía metafísica, una especialidad que algunos comparar con la poesía conceptista del Siglo de Oro español.

A lo largo de los años, la poesía metafísica ha tenido varios representantes, pero hoy sólo vamos a recordar a John Donne, tal vez uno de sus más destacados exponentes.

Este autor que desarrolló un estilo literario realista y sensual donde, en muchas ocasiones, aparece el cinismo y la ironía nació en 1572. De joven, estudió Teología y, hacia 1590, se convirtió al anglicanismo. Fue secretario de Sir Thomas Egerton (un miembro de la Corte), pero ese cargo llegó a su fin cuando se descubrió que había contraido matrimonio en secreto con Anne More, la nieta de este hombre. Junto a ella, John tuvo doce hijos, pero sólo siete lograron alcanzar la adultez. Ya despedido por Egerton y tras pasar un tiempo en la cárcel por la denuncia de su suegro, Donne se convirtió en diputado por el distrito de Brackley.

Años después se instaló con su familia en el condado de Surrey y se ordenó sacerdote anglicano, un rol que aceptó para ponerle fin a las dificultades económicas que le impedían salir adelante como jefe de hogar.

En 1621, varios años después del fallecimiento de su esposa, John fue nombrado Deán de la catedral de San Pablo. Para ese entonces, el autor ya había desarrollado un gran número de sermones y poesías.

John Donne, cuyo legado literario puede hallarse traducido al español en libros como «Elegías», «Canciones y poemas de amor», «Cien poemas» y «Paradojas y devociones», perdió la vida el 14 de marzo de 1631 como consecuencia de una grave enfermedad que le habían diagnosticado ocho años antes.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.